Cómo el coronavirus vació las calles del mundo

A medida que millones de personas en todo el mundo se encierran en sus casas para evitar la transmisión del temido coronavirus, el mundo exterior parece extrañamente abandonado. La ausencia de seres humanos y vehículos está teniendo un profundo efecto en el medio ambiente, tal vez no visto desde que comenzó la era industrial.

La atmósfera se ha vuelto más limpia con una caída significativa en la contaminación por dióxido de nitrógeno. Las aguas normalmente contaminadas de los canales de Venecia se han vuelto tan claras que se puede ver el fondo. En Sassari, la segunda ciudad más grande de Cerdeña, los jabalíes deambulan por las calles, a la vez que en las numerosas fuentes de Roma los patos se aprovechan de la falta de turistas. Además de estos visitantes ocasionales, los espacios públicos de todo el mundo se han vuelto terriblemente desprovistos de vida.

A continuación se muestran algunas imágenes del mundo exterior en plena pandemia del COVID-19.


Calles de Wuhan, el epicentro de COVID-19.


Fontana di Trevi, Roma.


Plaza de España, Roma.


Venecia.


Praga.


Subsuelo de Moscú.


Checkpoint Charlie, Berlín.


Puerta de Brandeburgo, Berlín.


Polonia.


Polonia.


Moscú.


Times Square, Nueva York.


Piccadilly Circus, Londres.


Puente de Brooklyn, Nueva York.


Plaza Murillo en La Paz, Bolivia.


San Francisco, Estados Unidos.


Marine Drive, una de las calles más concurridas de Bombay.


Distrito financiero de Lujiazui en Pudong, Shanghái.


Torre Eiffel, en París, cerrada por tiempo indefinido.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *