Cripta de Stephansdom en Viena

En el centro de Viena, capital de Austria, la oscura e imponente Catedral de San Esteban (Stephansdom) atrae a miles de turistas para contemplar su gran arquitectura.

Pero… aparte de la exquisita arquitectura, hay una parte de la catedral, algo más lúgubre, que también puede ser visitada: justo debajo de los suelos de piedra se encuentra una inquietante cripta con los restos esqueléticos de más de 11.000 personas.

Vienna, St. Stephen's Cathedral - Stephansdom
Catedral de San Esteban, conocida popularmente como Stephansdom.

Sorprendentemente, pocos visitantes optan por entrar en la cripta. La entrada a la tumba subterránea está oculta a simple vista, siendo accesible mediante una escalera inocua en el lado izquierdo del piso principal. La gran “Cripta de Stephansdom” está dividida en varias criptas y catacumbas más pequeñas y sigue siendo un lugar de enterramiento activo. El último inquilino en llegar a la cripta fue Franz Cardinal König, el arzobispo de Viena, quien fue enterrado allí en el año 2.004.

Cripta Stephansdom
Cripta de Stephansdom.

En otra sección, conocida como la cripta ducal, se conservan los órganos de príncipes, reinas y emperadores. Junto con algunos cuerpos y corazones, más de 60 recipientes con intestinos imperiales descansan en la cripta ducal, incluido uno que contiene el estómago soberano de la emperatriz María Teresa. No hace mucho tiempo, uno de los recipientes se rompió, derramando fluido visceral de 200 años por el suelo. El hedor fue tan horrible que se tardaron dos días antes de que se pudiese entrar de nuevo a la sala en la que se encontraba.

Catacombs under Stephansdom

En 1.735, Viena experimentó un brote de la peste bubónica. En un esfuerzo por mantener a raya a la Peste Negra, los numerosos cementerios que rodean el Stephansdom y el osario (un edificio para almacenar huesos apilados) se vaciaron, y miles de huesos y cadáveres podridos fueron arrojados a los pozos excavados en la cripta. La desventaja de este arreglo fue que el olor de las catacumbas ocasionalmente irrumpía en la iglesia, haciendo imposible el desarrollo de los servicios religiosos.

Catacombs under St. Stephen's Cathedral, Vienna

Para combatir el desafortunado olor, así como para hacer espacio para más cuerpos, algunos prisioneros fueron obligados a bajar a los fosos para limpiar con sus propias manos la carne podrida de los cuerpos desmembrados, así como para apilar los huesos para que ocupasen menos espacio, situando en la parte superior los cráneos. Estos desagradables trabajos parece que nunca se llegaron a terminar y, a día de hoy, aún se pueden encontrar secciones de la cripta con montañas de huesos desorganizados y ataúdes deteriorados.

Huesos en Viena

Catacombs under Stephansdom

SkullWing

Interior Stephansdom
Interior de Stephansdom.

Stephansdom - Vienna
Catedral Stephansdom de Viena.

La mayoría de los cuerpos de la realeza de los Habsburgo están enterrados en las cercanías de la Cripta de Stephansdom, en la Cripta Imperial de los Habsburgo.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario