Cuando los saltos de esquí se improvisaban en estadios…

El esquí de competición como deporte se desarrolló en Noruega a finales del siglo XIX. Sondre Norheim, quien es reconocido como el «Padre del salto de esquí», ganó la primera competición de salto de esquí que se celebró en Høydalsmo en 1.866. Más tarde, Norheim emigró a los Estados Unidos y comenzó a desarrollar el deporte en ese país.

En la década de 1.920, el esquí se había convertido en un deporte lo suficientemente popular como para ser incluido en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1.924 en Chamonix, Francia. Los Juegos Olímpicos de Invierno de 1.932 en Lake Placid, Nueva York, también ayudaron a difundir aún más la popularidad del deporte en los Estados Unidos. En esta nueva ola de popularidad, muchos grandes estadios deportivos estadounidenses comenzaron a organizar eventos de saltos de esquí.


Rampa temporal para salto de esquí en Soldier Field, Chicago, en 1.936.

En 1936, el estadio Soldier Field de Chicago organizó la primera competición de este tipo. Se construyó una imponente rampa de 180 pies (55 metros aproximadamente) con madera que se inclinó hacia abajo desde la parte superior de las gradas hasta el centro del campo. Sobre la rampa se roció hielo picado.

El evento resultó tan exitoso que una nueva rampa para salto de esquí se construyó nuevamente al año siguiente en el mismo lugar. 140 saltadores compitieron en el evento frente a casi 60.000 espectadores. La competición se celebró una vez más en 1.938, después de lo cual hubo una pausa de 16 años. El evento final tuvo lugar en 1.954.

Soldier Field no fue el único estadio que acogió competiciones de saltos de esquí. Muchas ciudades estadounidenses comenzaron a organizar eventos similares en lugares igualmente inusuales. Las competiciones de saltos de esquí se llevaron a cabo en Berkeley en 1.934, en Hollywood Bowl en 1.935, en la Exposición Internacional Golden Gate de San Francisco en Treasure Island en 1.939, en el Coliseo de Los Ángeles en 1.938 y 1.939, en Wrigley Field, hogar de los Chicago Cubs, en 1.944 y en el estadio de Multnomah en Portland en 1.953.

En Canadá, el Empire Stadium de Vancouver organizó una competición de saltos de esquí en 1.958, con una rampa de 165 pies (50 metros) de altura que inducía vértigo solo con mirarla, construida como parte de los eventos especiales y atracciones del recinto ferial para celebrar el centenario de la incorporación de Columbia Británica a una colonia británica.

La estructura de la rampa se construyó con acero tubular y se utilizó hielo picado para la plataforma de salto y aterrizaje. Los saltadores de esquí se deslizaban hacia el campo y, los que se pasaban de frenada, acababan en un montón de paja en el extremo sur del estadio.


Rampa en el Empire Stadium de Vancouver en 1.958.

Aunque casi 25.000 personas pagaron por ver el evento, no fue suficiente como para convertir el espectáculo en un éxito financiero, ya que hasta 60.000 personas optaron por ver el espectáculo desde colinas circundantes al estadio, sin tener que hacer ningún desembolso por la entrada.


Empire Stadium de Vancouver en 1958.


Empire Stadium de Vancouver en 1958.


Multnomah Civic Stadium Ski Jump en Portland, 1.953.

La última vez que se construyó una estructura de rampa similar (y temporal) fue en 1.963 en el Dodger Stadium de Los Ángeles, como parte del Giant International Ski Show and Grindelwald Ski Swap.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *