Cuevas de Caynton: misterio y secretismo


Lo que parece ser un agujero a una madriguera normal y corriente en el campo de un agricultor es, en realidad, la humilde entrada a una gran cueva subterránea cuyos orígenes están envueltos en el misterio.


Entrada a las cuevas de Caynton,

Ubicada en los terrenos de Caynton Hall, cerca Beckbury, en Shropshire, Inglaterra, se creía que las cuevas Caynton habrían sido excavadas a finales del siglo XIX, algo de lo que se duda mucho actualmente. Según la leyenda popular, estas cuevas se asocian con los Templarios, una orden militar católica fundada en el siglo XII, originalmente para proteger a los peregrinos en su camino a lo largo de los peligrosos caminos que llevaron a Jerusalén.

Durante la Edad Media, la orden creció rápidamente en cuanto a poder y estatus para convertirse en una de las más ricas y poderosas de la cristiandad. La orden se disolvió a principios del siglo XIV, pero la historia de su persecución y disolución repentina dio lugar a muchas teorías y leyendas que giran alrededor de lo misterioso y secreto. Las Cuevas Caynton son uno de esos misterios.

Aunque los orígenes de las cuevas son desconocidos, es poco probable tengan “solo” dos o tres siglos, siendo conscientes de que la orden mencionada anteriormente se disolvió hace casi medio milenio. Una posible explicación es que las cuevas fueron el resultado de la explotación de canteras siglos atrás y, posteriormente, fueran convertidas por los propietarios de tierras en una gruta. Las cavernas comprenden una serie de pasajes y cámaras neo-románicas vacías de piedra arenisca, con arcos tallados, pilares, símbolos y nichos, al parecer iluminados por velas.

Las cuevas de Caynton aparecieron en las noticias del país después de que un fotógrafo, recientemente, tuviera acceso a las mismas y selladas cuevas en una propiedad privada. Posibles orígenes y misterios han salido a la luz en muchas publicaciones importantes en los últimos días, pero en todas los titulares estaban destinados al “clickbait” y contenido engañoso.

Las Cuevas Caynton no parecen que sean un descubrimiento “reciente” de unos 300 años, y sí que son realmente interesantes por derecho propio, sin la necesidad de embellecerlas con tonterías sensacionalistas.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario