Diablo de la imprenta de York, en Inglaterra

Johannes Gutenberg introdujo la imprenta en Europa a mediados del siglo XV. Fue en Alemania. Posteriormente el mecanismo revolucionario llegaría a Italia y, unas décadas después, a las islas británicas.

No fue hasta alrededor del año 1500 cuando la ciudad de York (Inglaterra) consiguió su primera imprenta. En concreto, la calle de Stonegate fue el área designada para imprentas y librerías, y fue donde se instaló el invento de Gutenberg.

Devil

En aquel entonces, tanto efigies de madera como letreros se exhibían a las puertas de los establecimientos para indicar el tipo de vocación en el interior. En el número 33 de Stonegate se exhibió un diablo rojo para publicitar la imprenta local.

Magical Meander Through York (137)

El símbolo de un demonio con frecuencia se asociaba con esta ocupación por varias razones. Se decía que los operadores de las imprentas a menudo tenían los dedos ennegrecidos debido al trabajo con tinta y, por lo tanto, se les asociaba con las «artes oscuras».

Red Devil, Stonegate, York

La imprenta del número 33 de Stonegate cerró hace años, sin embargo aquel diablillo de aspecto travieso conocido como Printer’s Devil permanece a día de hoy. Su presencia ha deleitado, y deleita, a generaciones de visitantes y lugareños por igual.

Como era de esperar, son varias las leyendas urbanas que han crecido alrededor de esta efigie. La más conocida es que mirar directamente a los ojos del diablo causará desgracia al observador.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *