Döllersheim, el pueblo destruido por Hitler para acallar un rumor

A unos 100 kilómetros al noroeste de Viena, en el norte de Austria, se encuentra un pequeño pueblo llamado Döllersheim.

Hace ochenta años, este pequeño pueblo austriaco fue borrado del mapa por Hitler en un intento de eliminar los orígenes de la supuesta mala reputación de su familia.

Fue aquí, en Döllersheim, en el año 1837, donde una mujer llamada Maria Schicklgruber dio a luz a un hijo ilegítimo. Ese niño era Alois Schicklgruber, el que se convertiría más tarde en el padre de Adolf Hitler. La identidad del hombre que cautivó a la mujer soltera de 42 años no se reveló en el certificado de bautismo del bebé presentado en su iglesia parroquial. Más tarde, cuando Alois tenía cinco años, su madre se casó con Johann Georg Hiedler y Alois tomó el nombre de Hitler (Alois Hitler), en honor a Hiedler.

Desde que Adolf Hitler llegó a la fama política, los historiadores han estado tratando de descifrar el misterio del verdadero origen de Hitler, un factor importante, ya que Hitler afirmó ser de ascendencia aria. Entre los varios candidatos propuestos como el padre biológico de Alois, el historiador Werner Maser sugirió que el verdadero padre de Alois era Johann Nepomuk Hiedler, hermano de Johann Georg Hiedler, quien crió a Alois durante la adolescencia y a quien luego destinó una parte considerable de sus ahorros. Según Maser, Nepomuk era un granjero casado que tuvo una aventura amorosa y luego se las arregló para que su hermano soltero Hiedler se casara con la madre de Alois, María, para cubrir el deseo de Nepomuk de ayudar y cuidar a Alois sin molestar a su esposa.

Otra teoría no probada es que el padre de Alois era un judío llamado Leopold Frankenberger, con cuya familia Maria Schicklgruber trabajaba como cocinera en la ciudad de Graz. Sin embargo esta teoría fue descartada por los historiadores porque no había judíos viviendo en Graz cuando Maria Schicklgruber quedó embarazada.

De una manera u otra, siendo ciertos o no… estos rumores a menudo condujeron a Hitler a la ira apopléctica. Según consta en varios registros, Hitler llegó a decir…

«La gente no debe saber quién soy. No deben saber de dónde vengo».

En 1931 Hitler ordenó a las SS investigar los supuestos rumores sobre su ascendencia y no encontró evidencia de ningún antepasado judío. Posteriormente ordenó a un genealogista que preparara un gran árbol genealógico ilustrado que mostrara su ascendencia, el cual se publicó en el libro Die Ahnentafel des Fuehrers («El pedigrí del líder») en 1937, donde Hitler demostró que tenía un pedigrí ario impecable.

No contento con el árbol genealógico, Hitler decidió, según se ha informado, erradicar todo el pueblo de Döllersheim, donde los escépticos fueron a hacer «demasiadas preguntas». Poco después de que Hitler invadiera Austria, ordenó la evacuación de Döllersheim, junto con otras aldeas vecinas, para poder construir un gran campo de entrenamiento militar. Más de 2000 residentes fueron reasentados a la fuerza y ​​sus casas bombardeadas como parte de los ejercicios de entrenamiento.

Después del final de la Segunda Guerra Mundial, el campo de entrenamiento fue tomado por el ejército soviético y, a día de hoy, sigue siendo una zona de exclusión militar, ahora operada por las Fuerzas Armadas de Austria. Desde 1981, sin embargo, la plaza principal, las ruinas de la iglesia parroquial románica y su cementerio se han hecho accesibles a los visitantes.


Iglesia del pueblo y cementerio.


Casa en la que creció Alois Hitler, padre de Adolf Hitler, en Spital, Baja Austria.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *