El Canal de Elblag, un canal con vías ferroviarias

El Canal de Elblag, también conocido como el Canal de Elblag-Ostroda, es un canal con 150 años de antigüedad ubicado en Polonia y que va desde Elbalg hasta Ostroda. Con sus más de 80 kilómetros de longitud, se sitúa como el canal navegable más largo todavía en uso en Polonia. También es uno de los canales más interesantes de Europa.

La singularidad del Canal de Elblag surge de su peculiar elección de ingeniería para hacer frente a una sección especialmente difícil de la ruta que se produce cuando el nivel del mar sube por encima de 100 metros. Esta sección en particular se encuentra entre los lagos Druzno y Piniewo. Debido a que la diferencia de altura era demasiado grande, no era práctico construir esclusas tradicionales. En lugar de ello, se empleó un ingenioso sistema en el que los barcos se elevan fuera del agua y se colocan en pistas que los arrastran por la superficie.

Las pendientes cuentan con dos vías de ferrocarril paralelas. Los barcos navegan por el canal para posteriormente dejarse remolcar sobre la hierba a otro nivel. En el otro extremo, los barcos se vuelven a meter en el agua para que puedan flotar libremente de nuevo. Todos el sistema es operado por la fuerza del agua.

La brillante solución tomada para el Canal de Elblag ha sido aclamada como uno de los más significativos logros hidro-ingenieros del país. Un periódico polaco calificó esta obra como una de las Siete Maravillas de Polonia, además la UNESCO declaró al canal como monumento a las herencias de la cultura mundial.

Polonia se merece grandes elogios por su canal de Canal de Elblag, aunque la idea no es única ni nueva. El canal de Morris, en el norte de Nueva Jersey, en los Estados Unidos, fue el primer concepto de plano indicado. Este canal fue construido 13 años antes que el de Elblag, y su idea fue concebida por un profesor de la Universidad de Columbia.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario