El faro de La Jument, en Bretaña, Francia

La provincia de Bretaña, en la parte norte-occidental de Francia, forma una gran península que se extiende hacia el Océano Atlántico, bordeando el Canal Inglés hacia el norte y el Golfo de Vizcaya, al sur. Las aguas situadas entre la costa oeste y la isla de Ouessant forman el mar de Iroise. Esta sección de la costa de Bretaña continúa siendo cada año una de las zonas más peligrosas en Europa en cuanto a violentas tormentas, grandes olas y fuertes corrientes se refiere. Más de treinta barcos se perdieron en esta región entre 1.888 y 1.904. Debido a esto, la escarpada costa está llena de faros (más de un tercio de todos los faros y torres que iluminan las costas francesas se encuentran aquí). Estas fortalezas de granito han estado advirtiendo a los marinos distantes de los peligros de esta costa y rocas traicioneras desde el siglo XVIII.

Uno de los más famosos de estos faros, se construyó sobre una roca llamada La Jument, a unos 300 metros de la costa de la isla de Ouessant. La Jument llegó a ser bien conocida en el año 1.989, a través de una serie de fotografías tomadas por Jean Guichard.

El 21 de diciembre de 1.989, un frente de baja presión procedente de Irlanda trajo fuertes vientos y enormes olas de 20 a 30 metros de altura que rompían espectacularmente contra el faro. Las olas alcanzaron las ventanas más bajas del faro y llegaron a arrancar la puerta principal, inundando la torre y destrozando los muebles de su interior. Por aquel entonces, Théodore Malgor decidió refugiarse en el cuarto de luces del faro a la espera de ser rescatado.

Casi al mismo tiempo, el fotógrafo Jean Guichard estaba en Lorient, junto a un piloto de helicóptero que había contratado para que le llevara a tomar unas fotografías aéreas de la tormenta. Guichar quería volar sobre el mar de Iroise a pesar de que las condiciones de vuelo eran extremadamente peligrosas. El helicóptero llegó a La Jument y Guichar pudo tomar unas increíbles instantáneas de las olas golpeando el faro.

Dentro de la torre, Théodore Malgorn escuchó lo que creía que era un helicóptero de rescate y se apresuró a bajar del cuarto de luces y abrir la puerta. En ese mismo instante, una ola gigante se elevó sobre la parte trasera del faro y Guichard pudo inmortalizar el momento con su cámara. Théodore Malgorn se dio cuenta que la ola gigante estaba a punto de chocar contra la estructura, por lo que se apresuró a entrar justo a tiempo para salvar su vida.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario