El Gran Río Artificial de Gadafi

Uno de los proyectos de desarrollo civil más grandes que el ex presidente de Libia, Muammar el Gadafi, emprendió durante su gobierno de cuarenta y dos años fue el Gran Río Artificial. El sueño de Gadafi era proporcionar agua potable para todos y abastecer el “desierto verde”, por lo que Libia sería autosuficiente en la producción de alimentos.

Para hacer realidad este sueño, Gadafi encargó un proyecto masivo de ingeniería que consistía en una red de tuberías subterráneas que traerían el agua dulce de los antiguos y profundos acuíferos subterráneos en el Sahara a combatir la sequía que sufren las ciudades libias. Gadafi llamó este proyecto la “Octava Maravilla del Mundo“.

En los medios de comunicación occidentales rara vez se mencionó, y cuando se hizo, fue etiquetado como un “proyecto de vanidad” y “el sueño imposible de un perro rabioso”. Pero la verdad es que, el proyecto del Gran Río Artificial, sería un sistema de suministro de agua fantástico que cambiaría la vida de los libios en todo el país.

Libia es uno de los países más soleados y secos del mundo. Hay lugares que pueden pasar décadas sin ver la lluvia en absoluto. Menos del 5% del país recibe suficiente lluvia para la agricultura sedentaria. Gran parte del suministro de agua de Libia solía venir de las plantas de desalinización de la costa, pero su mantenimiento era caro, por lo tanto sólo se utilizaron con fines domésticos. Poco quedaba para el riego de la tierra.

En 1.953, durante la búsqueda de nuevos yacimientos de petróleo en el sur de Libia, se descubrieron grandes cantidades de antiguos acuíferos. Los equipos de exploración descubrieron cuatro enormes cuencas con capacidades estimadas de cada una que oscilaban entre 4.800 y 20.000 kilómetros cúbicos. La mayor parte de este agua se recogió hace 38.000 y 14.000 años, antes del final de la última edad de hielo, cuando la región sahariana disfrutó de un clima templado.

Después de que Gaddafi y los Oficiales Libres Unitarios tomaran el poder en un golpe de Estado incruento en 1.969, el nuevo gobierno inmediatamente nacionalizó las compañías de petróleo y comenzó a usar los ingresos del petróleo para crear cientos de pozos perforados, atrayendo así el agua dulce de los acuíferos del desierto. Inicialmente, Gadafi planeaba establecer proyectos agrícolas a gran escala en el desierto donde se encontró el agua, pero cuando las personas mostraron su renuncia a moverse, concibió un plan para llevar el agua hasta donde se encontraran las personas.

En agosto de 1.984, Muammar el Gaddafi puso la primera piedra de la planta de producción de tubos en Brega, y comenzó el Proyecto Gran Río Artificial. Alrededor de 1.300 pozos fueron cavados en el suelo del desierto, algunos de hasta 500 metros de profundidad, para bombear agua de las reservas de agua subterráneas. El agua bombeada se distribuía luego a 6,5 ​​millones de personas que vivían en las ciudades de Trípoli, Bengasi, Sirte y en otros lugares a través de una red de tuberías subterráneas de 2.800 kilómetros de largo.

Cuando la quinta y última fase del proyecto se completó, la red contaba con 4.000 kilómetros de longitud de tuberías que permitían que 155.000 hectáreas de tierras fuesen cultivadas. Incluso con las dos últimas fases aún por completar, el Gran Río Artificial fue el proyecto de riego más grande del mundo.

El gasoducto primero alcanzó Trípoli en 1.996, a la finalización de la primera fase del proyecto. Adam Kuwairi, responsable de la Autoridad Río Artificial Grande (GMRA), recuerda vívidamente el impacto que tuvo el agua fresca sobre él y su familia:

“El agua nos cambió la vida. Por primera vez en nuestra historia había agua en el grifo para lavarse, afeitarse y ducharse”, dijo a la BBC. “La calidad de vida es mejor ahora, y está afectando positivamente a todo el país.”

El proyecto fue tan bien reconocido internacionalmente cuando, en 1.999, la UNESCO aceptó la oferta de Libia para financiar el Premio Gran Río Artificial Internacional, un galardón que premió el notable trabajo de investigación científico sobre el uso del agua en las zonas áridas.

En julio de 2.011, la OTAN bombardeó tuberías de suministro de agua del Gran Río Artificial, cerca de Brega, incluyendo una fábrica que producía las tuberías, alegando que la fábrica fue utilizada como “una instalación de almacenamiento militar” y que “distintos cohetes fueron lanzados desde allí”. El ataque de la OTAN a las tuberías de suministro dejó sin agua al 70% de la población, la cual dependía de las tuberías para uso personal y para el riego. El país, ahora tambaleándose bajo una guerra civil, siente como el futuro del gran proyecto de Gadafi está en peligro.

Ya en 1.991, en la inauguración de la primera fase del proyecto, Muamar el Gadafi había dicho proféticamente acerca del proyecto:

“Después de este logro, las amenazas estadounidenses contra Libia se duplicarán. Los Estados Unidos se inventarán excusas, pero la verdadera razón es detener este logro para mantener al pueblo de Libia oprimido“.













1 comentario

  1. salvador cuneo morales
    mayo 02, 21:51 Reply
    LAMENTABLEMENTE la prensa casi a nivel mundial se encarga de mentir al mundo, los EEUU se creen los únicos y eso esta muy mal. Lo hicieron simplemente porque los libios iban a salir adelante sin su apoyo, ellos solo quieren la destrucción del mundo. El mundo esta expectante y pronto se volteara la torta.

Dejar un comentario