El medieval y comercial Ponte Vecchio de Florencia

Hace muchos siglos, los puentes, aparte de para pasar por encima del agua, también servían para muchos otros propósitos. Era común que los puentes medievales contaran con capillas y casas construidas sobre ellos, y muchos de ellos eran fortificados con torres y murallas ya que servían como puntos de entrada a las ciudades importantes. El Ponte Vecchio, sobre el río Arno, en Florencia, Italia, es un claro ejemplo de puente de piedra medieval.

El primer puente sobre el río Arno, probablemente fue construido por los romanos con piedra y madera sobre el año 996. Este puente fue arrasado por una inundación en 1.117 y fue reconstruido únicamente en piedra, aunque de nuevo fue destruido por otra inundación en 1.333, a excepción de dos pilares centrales. Doce años más tarde volvió a ser levantado, esta vez diseñado por el pintor italiano y talentoso arquitecto Giotto Taddeo Gaddi.

Hoy en día, el río Arno es atravesado por seis puentes que pueden ser transitados a pie o en vehículo, excepto el Ponte Vecchio, que no permite el tráfico de coches ni motos. Esta es una de las razones por las que el icónico puente medieval está siempre lleno de turistas.

El Ponte Vecchio ha sido hogar de numerosas tiendas desde el siglo XIII. Los comerciantes vendían sus mercancías en sus puestos tras haber recibido la autorización para ello por parte de las autoridades competentes. Las tiendas se alquilaban, y originalmente eran carnicerías, pescaderías y curtidores. Pero estos comerciantes producían basura y hedor, por lo que el duque Ferdinando de Medici los echó y los reemplazó por orfebres. Algunos de los mejores joyeros de Florencia también vendieron algunas de sus creaciones en el puente medieval.

Hacia el siglo XV, las tiendas, que eran de alquiler, fueron vendidas a propietarios privados y comenzaron a alterar la estructura del puente, añadiendo terrazas exteriores y salas que se extendían hacia el río sobre apoyos de madera. En el siglo XVII el puente había adquirido ya la caótica apariencia que vemos a día de hoy.

Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando los alemanes se retiraron de Italia a Alemania, destruyeron muchos puentes para tratar de impedir el avance de los aliados. Todos los puente en Florencia fueron derribados. Todos, menos el Ponte Vecchio. En este caso lo que hicieron los alemanes fue bloquear sus accesos. Incluso Adolf Hitler reconoció que la destrucción del Ponte Vecchio habría sido un crimen.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario