El museo egipcio de las ballenas terrestres

En el valle del desierto de Wadi al-Hitan, a unos 150 kilómetros al suroeste de El Cairo, Egipto ha dado a conocer lo que afirma es el primer museo del Oriente Medio dedicado a los fósiles, en el cual se muestra de una forma temprana a las “ballenas caminantes”, ahora extintas. El museo ha sido construido gracias a una subvención de 2 millones de euros procedentes de Italia, según el embajador italiano Maurizio Massari. La pieza central del museo es un esqueleto de 37 millones de años de edad, y 20 metros de largo, de las patas de una “ballena caminante” que da testimonio de cómo las ballenas modernas evolucionaron a partir de mamíferos terrestres.

Este “museo de las ballenas” es también el hogar de herramientas prehistóricas utilizadas por los primeros humanos y diversos fósiles de ballenas que se exhiben en cajas de vidrio, y que corroboran la transición evolutiva de las primeras ballenas de la tierra a criaturas acuáticas.


El museo, en forma de cúpula de color arena, es apenas perceptible en el impresionante paisaje del desierto.

Pero, ¿cómo los fósiles de ballenas acaban en medio del desierto más caliente? Eso es porque el valle en el que se encuentra el museo estuvo sumergido en el agua hace unos 40/50 millones de años por un mar llamado el Mar de Tethys, que llegó a extenderse hasta el sur del Mediterráneo actual.


El fósil más grande de Basulosaurus, intacto, que se exhibe en el museo, en el día de la inauguración, en el oasis de Fayum, Egipto, el jueves 14 de enero de 2016.

Wadi al-Hitan, o “Valle de las Ballenas”, contiene una valiosa colección de fósiles y huesos del ahora extinto Archaeoceti. Estos fósiles explican uno de los mayores misterios de la evolución de las ballenas: la aparición de la ballena como un mamífero de alta mar en una vida anterior como un animal terrestre. Los fósiles de Wadi Al-Hitan, que se remontan 50 millones de años atrás, muestran los más jóvenes arqueocetos, en las últimas etapas de la evolución de los animales de la tierra a una existencia marina. Estos ya mostraban la forma estilizada del cuerpo típico de las ballenas modernas, mientras que conservaban ciertos aspectos primitivos del cráneo y la estructura de los dientes, así como las patas traseras. Muchos de los esqueletos de ballenas están en buenas condiciones, ya que han sido bien conservados en formaciones rocosas. El museo conserva esqueletos semi-completos y, en algunos casos, incluso con contenido en el estómago.

El Museo fue inaugurado como parte de los esfuerzos del gobierno para atraer turistas, quienes últimamente no acuden al país debido a los ataques de militantes recientes. El gobierno egipcio busca restaurar la confianza en la seguridad de sus atractivos con este museo.


Fósil de una Sirenia (“vaca marina”), en el área de la reserva natural de Wadi Al-Hitan, o “Valle de las Ballenas”, en el desierto de Al Fayum, al suroeste de El Cairo, Egipto, el 14 de enero de 2016.








1 comentario

  1. Alexa
    marzo 29, 09:08 Reply
    Qué maravilloso hallazgo! Qué gran oportunidad para que Egipto atraiga más turismo.

Dejar un comentario