El Templo de todas las Religiones, en Kazán, Rusia

El «Templo de todas las Religiones» es un complejo arquitectónico en el asentamiento de Staroye Arakchino, en el municipio de Kazán, en Rusia. Estrechamente agrupado en una pequeña parcela de tierra, el complejo consta de varias cúpulas, minaretes y torres que representan la arquitectura religiosa de las 12 principales religiones del mundo.

Hay una cruz cristiana, la media luna musulmana, la estrella de David o una cúpula china, entre otros. Sin embargo, no hay ceremonias que se realicen en su interior, ya que no es un templo en funcionamiento. El edificio es un centro cultural que también servía como residencia para su propietario, el artista local y filántropo Ildar Khanov, y para sus asistentes que practicaban la curación espiritual a sus súbditos.

Khanov cree que todas las religiones son iguales y el «Templo de todas las Religiones» es su manera que juntarlas todas bajo el mismo techo. El proyecto se inició en el año 1.992 y está todavía en construcción. El plan de Khanov es construir finalmente 16 cúpulas que correspondan a las 16 religiones principales del mundo. Desafortunadamente, Khanov no verá su finalización, ya que falleció en febrero de 2.013.

Ildar Khanov era un individuo excéntrico que afirmaba haber conocido a Jesús cuando tan solo tenía tres años de edad. Fue durante los difíciles años de la Gran Guerra Patria cuando se dice que Khanov estuvo al borde de la muerte por hambre cuando Jesús le salvó y le mostró el cielo y el infierno. Desde aquel entonces, Khanov se embarcó en un viaje como artista y curador. Durante 40 años trabajó de forma creativa, realizando más de 70 esculturas, piezas decorativas monumentales y cientos de pinturas. Algunas de sus mejores obras decoran los museos rusos, así como algunas calles y plazas de muchas ciudades de Tatarstán. Khanov es conocido por sus esfuerzos en el tratamiento del alcoholismo, la drogradicción y varios otras enfermedades.

El templo se ha convertido a día de hoy en un punto de referencia popular en la ciudad de Kazán, que se enorgullece de la combinación de diferentes culturas. El templo es visitado tanto por turistas como por personas que buscan el toque sanador del espíritu de Khanov.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *