Volcán Erta Ale y un lago de lava en Etiopía

Erta Ale es un volcán activo ubicado en el desierto de Danakil, en el noreste de Etiopía, con una altura de 613 metros.

Erta Ale, que tiene una actividad volcánica permanente desde 1967, también es a menudo conocido como el «camino al infierno». Cada 30 años, este volcán muestra su poder aterrador, algo que los lugareños sufren enormemente.

Ethiopia

Erta Ale, que en el idioma local de Afar significa «montaña humeante», es el volcán más activo de Etiopía, así como uno de los cinco volcanes más activos del planeta, en cuyo corazón se encuentra un lago de lava.

Lago de lava

El lago de lava fue descubierto por primera vez en el año 1890. Más precisamente, su apariencia fue indicada por un resplandor rojo en la parte superior del volcán. Sin embargo, no fue hasta 1960 cuando los investigadores pudieron extraer la primera evidencia documentada de este «lago de fuego».

ErtaAle

Este lago es una gran acumulación de magma. Se alimenta constantemente por las corrientes de las entrañas del volcán, que nunca se detienen, por lo que el magma al rojo vivo aumenta cada vez más y más. El magma sube a la superficie, se enfría y vuelve a bajar. Este proceso se llama intercambio convectivo. El balance de las corrientes de calor es muy complejo, y cuando se interrumpe, el lago se enfría. Así, el lago de lava se enfrió en 2004 y permaneció congelado durante 20 meses, cuando fue posible caminar a lo largo de su superficie (unos 600 metros cuadrados).

Lago de lava activo - Erta Ale (Danakil, Etiopía) - 01

De vez en cuando, Erta Ale hace erupción y crea una fuente de lava que se levanta hasta los 40 metros de altura. La vida del lago y el volcán en sí no es constante ni predecible. En noviembre de 2010, los temblores volcánicos afectaron significativamente el estado de las fallas en el noreste de África, provocando que Erta Ele se despertase con una fuerza inesperada.

Looking down into a volcanoe, Erta Ale in the Danakil desert

Si visitas Erta Ale, tienes que saber que no hay vallas ni prohibiciones, así que puedes acercarte a su lago de lava tanto como quieras (o puedas). Sin embargo, debes guiarte por el sentido común y tener precaución. Por supuesto que todos querríamos disfrutar de esta increíble sensación e inimaginable visión con nuestros propios ojos lo más cerca posible, pero este lago con lava hirviente se propaga, se endurece, se rompe y desciende por el volcán, todo acompañado de destellos de luz, chorros de vapores y perturbadores sonidos.

Volcán Etiopía

Estar cerca del centro del volcán es increíblemente difícil: la temperatura del aire es de unos 50 grados centígrados, sin mencionar el exceso de vapores ácidos. Entre 500 y 1000 turistas e investigadores acuden anualmente al cráter del volcán. Sin embargo, no todos prestan atención a las precauciones, sufriendo sus consecuencias.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *