Pueblos de dogones en la Escarpa de Bandiagara

En el centro de Malí, a unos 90 kilómetros al este de Mopti, se levanta un espectacular acantilado de arenisca con una alta meseta y arenosas llanuras semidesérticas a sus pies. Conocido como la “Escarpa de Bandiagara”, este acantilado se extiende por cerca de 150 kilómetros y es considerado por la UNESCO como “un paisaje excepcional de acantilados y mesetas arenosas con una hermosa arquitectura”.

La Escarpa de Bandiagara es considerado uno de los más impresionantes acantilados del mundo gracias a sus características geológicas y arqueológicas, así como a su importancia etnológica.


Viviendas en acantilados en la Escarpa de Bandiagara.

El sitio fue descubierto hace al menos 2.000 años y desde los últimos 500 ha sido el hogar de un grupo étnico conocido como “Dogón”. Antes de emigrar a esta zona desde su tierra natal, muy al suroeste, en lo que ahora es Burkina Faso y Ghana, los dogones eran frecuentemente asaltados por grupos tribales islámicos vecinos. Hombres, mujeres y niños fueron capturados y arrojados a la trata de esclavos.

Alrededor del siglo XV, o probablemente antes, los dogones comenzaron a llegar a esta región y se establecieron en Bandiagara aprovechando el refugio natural del acantilado como defensa contra posibles invasores. Cuando llegaron, encontraron la escarpa ya habitada por las “pequeñas personas rojas” (tribus tellem), que eran pigmeos. Los tellem construyeron viviendas alrededor de la base de la escarpa y excavaron cuevas funerarias en lo alto de la pared del acantilado. La ubicación aparentemente imposible de acceder de estas viviendas hizo que los dogones creyeran que los tellem podían volar.

Originalmente, los dogones compartieron la escarpa con los tellem, pero gradualmente los indígenas fueron expulsados ​​y los tellem desaparecieron. Se cree que una parte de los tellem se amoldaron a la cultura de los dogones, mientras que otra parte emigró a la cercana Burkina Faso.

Muchas de las viviendas y estructuras que los tellem que dejaron atrás sobrevivieron durante siglos y aún son visibles en la zona. Ahora, algunos edificios de los tellem, siendo los más notables los graneros, son todavía utilizados por los dogones.


Restauración de los graneros de los tellem en la Escarpa de Bandiagara.

El primer asentamiento de los dogones se estableció en el extremo suroeste de la escarpa. Con el tiempo, los dogones se movieron hacia el norte a lo largo de la escarpa, sobre la meseta, y las llanuras del Seno-Gondo al sureste. Hoy en día, la “Tierra de los Dogones” abarca más de 400.000 hectáreas e incluye casi 300 aldeas dispersas a lo largo de la Escarpa de Bandiagara. Las aldeas se encuentran generalmente en la meseta, en la parte superior de la escarpa, o al pie de los acantilados, debajo de las antiguas estructuras de los tellem en la pared del acantilado.


Restauración de los graneros de los tellem en la Escarpa de Bandiagara.

Los dogones eran prácticamente desconocidos en Occidente hasta principios de la década de 1.930, cuando un joven antropólogo francés llamado Marcel Griaule se embarcó en un largo viaje de investigación de quince años por África Occidental. Después de años de preguntas y preguntas a ancianos dogones sobre su religión para tratar de sonsacar información, Griaule pudo participar en una serie de entrevistas con un cazador ciego llamado Ogotemmêli, quien le enseñó a Griaule las historias religiosas de la misma manera que Ogotemmêli las aprendió de su padre y su abuelo. Más tarde, estas entrevistas se convirtieron en un fascinante libro titulado “Conversaciones con Ogotemmêli”, que desafió todas las ideas aceptadas de la mentalidad africana y de las personas primitivas en general.

La escarpa de Bandiagara y la cultura de los dogones atraen en la actualidad a un gran número de turistas a Malí cada año.


Graneros cubiertos con paja en una aldea de dogones parcialmente abandonada en la escarpa de Bandiagara en Malí.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario