Mitos y leyendas: la Gran Esfinge de Giza y Tutmosis

Los únicos hechos obvios sobre la Gran Esfinge de Giza son: es una de las estatuas más grandes y antiguas del mundo con cuerpo de león y cabeza humana, asemejándose a un faraón egipcio.

Todo lo demás se reduce a suposiciones y leyendas.

Esfinge de Giza
Gran Esfinge de Giza en Egipto, frente a la pirámide de Keops.

Una de las leyendas más populares sobre la esfinge es la historia del príncipe egipcio Tutmosis. Tutmosis III, un descendiente de la reina Hatshepsut, fue el abuelo del príncipe. Según la leyenda, para su padre, el príncipe Tutmosis era lo más valioso del mundo, algo que le convertía en blanco de celos de sus hermanos. Incluso se dice que llegaron a conspirar para acabar con su vida.

Esfinge

Debido a todos estos problemas, Tutmosis decidió estar lejos de casa y comenzó a pasar mucho tiempo en el alto Egipto y el desierto. Siendo un hombre fuerte y hábil, le encantaba cazar y disparaba perfectamente con el arco. Un día, mientras cazaba, Tutmosis se tomó un descanso y decidió tumbarse en la sombra que proyectaba la cabeza de la esfinge. En aquellos tiempos, la arena cubría la esfinge hasta el cuello.

Tutmosis no tardó mucho en conciliar el sueño, un sueño que no iba a ser como otro cualquiera…

Sphinx and Pyramids 1839

En el sueño de Tutmosis la gran estatua cobraba vida y una fuerte voz pedía ayuda. Se dice que la esfinge le rogó a Tutmosis que la liberase de toda la arena que la cubría casi por completo. A cambio, la esfinge le prometía a Tutmosis que se convertiría en el próximo faraón.

Los ojos de la estatua se volvieron tan brillantes que el príncipe se despertó decidido a actuar.

Tutmosis ordenó la retirada de toda la arena que cubría la esfinge y también ordenó la colocación de una estela, conocida como «Estela del Sueño», enfrente de la esfinge, para que todo el mundo que la viese pudiera conocer la historia y perdurase en el tiempo.

Estela del sueño
«Estela del Sueño» colocada en la parte delantera de la esfinge.

Tutmosis cumplió con su parte del trato y la gran esfinge también. De esta manera, Tutmosis se convirtió en el siguiente faraón, conocido como Tutmosis IV.

Egito. Guiza - Esfinge
«Estela del Sueño» entre las patas delantera de la esfinge.

Esta historia se hizo famosa hace unos 150 años, cuando un arqueólogo encontró en las arenas de la esfinge la tablilla de piedra (Estela del Sueño) que describía la historia del príncipe y su juramento con la gran esfinge de Giza.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *