Josefina de Beauharnais, emperatriz de Francia, sin cabeza en Martinica


En una pequeña isla en el Caribe, una estatua de la primera esposa de Napoleón fue decapitada y cubierta de pintura roja.

Josefina de Beauharnais fue la primera esposa de Napoleón. Después de proclamación de Napoleón como emperador en 1.804, Josefina también se convirtió en la primera emperatriz de los franceses.

Hoy en día en la isla caribeña de Martinica, el territorio francés donde nació Josefina, una estatua de la antigua emperatriz se encuentra desfigurada.

estatua Josefina de Beauharnais

Nacida en 1.763, Josefina fue la hija mayor de un aristócrata francés que era dueño de una plantación de caña de azúcar en Les Trois-Îlets, en Martinica. Ella vivió en la isla hasta los 15 años y luego se mudó a París en 1.779. Allí captó la mirada de un joven oficial del ejército llamado Napoleón Bonaparte y los ambos se casaron en 1.796. No fue hasta 1.810 cuando se divorciaron y Josefina vivió el resto de sus días en una residencia privada a las afueras de París. Después de su muerte en 1.814, Napoleón encargó una estatua de Josefina. Fue instalado en el parque La Savane en el centro de Fort-de-France, en Martinica, en 1.859.

headless Empress Josephine

Aquella estatua no fue bien recibida por los habitantes de Fort-de-France. En 1.991 un grupo de personas «decapitó» la estatua de Josefina en una ejecución simbólica y salpicó la escultura con pintura roja.

En aquel entonces se planteó la pregunta… ¿por qué el odio hacia Josefina de Beauharnais?

La respuesta se debe al papel instrumental que desempeñó en el restablecimiento de la esclavitud en las colonias francesas. Francia había abolido la esclavitud en 1.789, pero menos de 10 años después, cuando Napoleón y Josefina tomaron el trono, la práctica fue restablecida. Algunos creen que esto se hizo en beneficio de la plantación de caña de azúcar de su familia en Martinica, que luchaba por mantenerse en el negocio.

Josephine statue

En la actualidad, la estatua de Josefina de Beauharnais permanece sin cabeza en Fort-de-France. Cada año, se añade nueva pintura roja a su estatua para que nunca se desvanezca.

Famous Statue of the Empress Josephine, Fort-de-France, Martinique
Estatua original de Josefina de Beauharnais en Martinica antes de ser vandalizada.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *