Furore, un pueblo italiano escondido en un fiordo

Furore es un pequeño pueblo situado en la costa de Amalfi, en la provincia de Salerno, en la región de Campania, al sur oeste de Italia. Hace mucho tiempo, en este lugar había un pequeño asentamiento disperso por la montaña con vistas al mar, a lo largo de una pequeña carretera.

Los caminos y las escaleras que conducían a la aldea no eran visibles desde la costa, por lo que Furore quedó prácticamente oculto para los viajeros. Esto le valió al pequeño pueblo el nombre de “el pueblo inexistente”. Fue entonces cuando el alcalde decidió que era hora de poner a su pequeña comuna en el mapa. Ordenó pintar todas las casas de colores intensos para que no pudieran escapar a los ojos de los turistas. Esta tradición se mantiene hasta la fecha e invita a los artistas de todo el mundo cada mes de septiembre a pintar y decorar los edificios locales con murales.

Además de las casas de colores, la principal atracción de Furore es el llamado “Fiordo”. En realidad es una ría en un estrecho desfiladero interior del mar, creada por la corriente que fluye a lo largo de la montaña. El fiordo es también la parte más antigua de Furore y se encuentra a unos 300 metros del centro histórico del pueblo, el cual es conocido como Vallone del Furore.

El fiordo de Furore es cruzado por un puente de arco sobre el que discurre una carretera estatal. Se sitúa a una altura de 30 metros.

Las autoridades locales han hecho del fiordo un punto turístico atractivo. Un antiguo horno de cal se ha convertido en un bar y una tienda de regalos, mientras que las viejas casas han sido renovadas. Por otro lado, un museo narra el patrimonio industrial y la diversidad botánica del fiordo. Sobre el mediodía, el sol logra pasar a través de la estrecha garganta, brillando sobre una playa de unos pocos metros de ancho que atrae a miles de turistas al año.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario