Gas Works Park, en Seattle

Gas Works Park en Seattle, Washington, es un inusual parque público situado la ubicación de una antigua planta de gasificación de carbón, en las orillas de la ciudad, frente al lago Unión. El lugar, de 19 hectáreas, fue adquirido por la ciudad en 1.962, siete años después de que la planta cerrara y abriera al público como parque en 1.975. El parque incorpora gran parte de lo que quedaba de la planta de gasificación: como una sala de calderas que se convirtió a un refugio de picnic con mesas y parrillas de fuego, mientras que el edificio extractor-compresor se transformó en un granero de juegos al aire libre que alberga un laberinto de máquinas de colores brillantes para los niños.

La planta de gasificación de Seattle Gas Light Company fue construida en el año 1.906. A lo largo de la primera mitad del siglo XX, la compañía de gas fue un participante importante y contribuyente al crecimiento de Seattle y las comunidades adyacentes. Su producto primario fue gas de carbón utilizado para la iluminación, cocción, refrigeración y calefacción de hogares y agua. Además, la planta fabricó otros productos básicos necesarios para el crecimiento urbano, como el alquitrán para techos, pigmentos para los neumáticos y la tinta, briquetas de carbón para el hogar, calefacción libre de olores y eficiente, azufre de productos químicos y tolueno para su uso en explosivos. La planta cesó la producción en 1956, cuando Seattle se convirtió al gas natural.

En 1.962, la ciudad había adquirido el sitio con la intención de convertirlo en un parque público, y con esto en mente, contrató al arquitecto paisajista Richard Haag para hacer el trabajo. Los funcionarios de la ciudad esperaron a Haag para desgarrar la estructura de la planta, pero cuando Haag anunció que quería mantener algunos de los edificios, se reunieron de inmediato con algunos poíticos para debatir la idea de mantener la planta en el barrio. Con un poco de suerte, Haag fue contratado y se le permitió mantener los edificios como reliquias de la era industrial.

Si convencer al gobierno de la ciudad para aceptar este plan radical no fue lo suficientemente difícil, Haag también tuvo que desarrollar un diseño que pudiera mantener el suelo fuera toxinas sin dañar los edificios de la planta. En lugar de retirar la tierra contaminada, Haag decidió tratar con él mediante el uso de microbios naturales y aguas residuales. Añadió enzimas degradadoras de petróleo al suelo, así como materiales orgánicos para fertilizar el crecimiento de los microorganismos del suelo que acabarían con los contaminantes tóxicos. A esto hay que añadirle que, a mediados de 1.980, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos adoptó medidas adicionales, incluyendo la eliminación de desechos y tapado para desintoxicar aún más la zona. De vez en cuando, algo de alquitrán aún rezuma de algunos lugares dentro del parque, pero éste se aísla y se retira rápidamente.

Independientemente de las cuestiones ambientales continuas, Gas Works Park es uno de los parques públicos más populares en Seattle hoy en día. El parque fue durante muchos años el lugar exclusivo de un evento de verano llamado “Peace Concerts”. También es el punto final tradicional del “Solstice Cyclists” y el punto de inicio para World Naked Bike Ride de Seattle.

En 2013, el parque fue añadido al Registro Nacional de Lugares Históricos.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario