Un gasómetro convertido en sala de exposiciones

El Gasómetro de Oberhausen, en Alemania, fue construido a finales del año 1.920 para almacenar el exceso de gas producido por la industria del carbón y el acero en la cuenca del Ruhr. El gas y el carbón que se produjeron fueron reutilizados por las industrias del acero. Pero la oferta no siempre satisfacía la demanda. A veces, había exceso de gas que tuvo que ser quemado fuera, mientras que en otras ocasiones, tuvo que ser comprado combustible adicional. El gasómetro fue construido para remediar las pérdidas producidas de este modo mediante el almacenamiento de gas y su liberación según fuese necesario.

El gasómetro fue inaugurado a uno de los lados del canal Rin-Herne en 1.927, después de dos años de construcción. Fue el gasómetro más grande de Europa por aquel entonces. Tenía 117,5 metros de altura y un diámetro de 67,6 metros, con un volumen efectivo de 347.000 metros cúbicos.

A finales de 1.970, muchas empresas que dependían del gasómetro cerraron, reduciendo la oferta, así como la demanda de gas. Además, el gas natural se convirtió en más barato y el gasómetro quedó casi inservible. En 1.988, el gasómetro de Oberhausen quedó fuera de servicio y se convirtió en una inusual sala de exposiciones.

Ahora, el espacio principal de la exposición se encuentra en la parte superior de la estructura, y accesible por dos escaleras de acero. Este espacio está equipado con un escenario, y tiene una capacidad para 500 personas.

Exposiciones, festivales de teatro y de música se han celebrado aquí. Un ascensor panorámico de cristal lleva a los visitantes a la azotea desde donde se pueden obtener unas vistas estupendas de la totalidad de la cuenca del Ruhr occidental.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario