Glastonbury Tor, la colina de las leyendas en Inglaterra

Glastonbury Tor, la colina que vemos a continuación, está rodeada de misterios. Siendo también conocida como «Ynys yr Afalon» o «el Avalon del Rey Arturo», se creyó durante los siglos XII y XIII que fue el lugar en el que se forjó Excálibur y donde el legendario Rey Arturo se recuperó de la Batalla de Camlann.

Sin embargo, estas no son las únicas leyendas o creencias asociada con la colina.

Glastonbury Tor

También se dice que la colina es el hogar de una cueva escondida que permite el paso seguro al reino de las hadas de Annwn. Por otro lado, hay quienes afirman que José de Arimatea enterró el Santo Grial en la colina y que él mismo fundó la primera comunidad cristiana en este lugar en el año 63 después de Cristo. Otras voces cuenta que el propio Jesús viajó a Glastonbury Tor cuando era niño.

Glastonbury Tor
Torre de San Miguel en la colina de Glastonbury Tor.

En lo alto de la colina se alza un campanario que perteneció a la iglesia de San Miguel. Una iglesia de piedra se construyó en el sitio de las ruinas de la abadía de Glastonbury, la cual se ubica alrededor del siglo VIII. Aquella abadía fue reconstruida y se convirtió en una de las más ricas de Gran Bretaña. Sin embargo fue destruida en 1539 durante la «Disolución de los Monasterios».

Glastonbury Tor

El primer registro escrito de la iglesia de San Miguel data de 1243. En el escrito se cita que el edificio fue destruido por completo en un terremoto en el año 1275. En el siglo XIV se construyó una nueva iglesia en la colina, que sobrevivió hasta la «Disolución de los Monasterios». La torre de San Miguel (sin tejado) es todo lo que quedó.

Glastonbury Tor

La torre también fue el sitio de un episodio espeluznante durante el siglo XVI. El último abad de la abadía de Glastonbury, Richard Whiting, fue colgado, arrastrado y descuartizado en la torre junto con dos de sus monjes por su lealtad a Roma.

Glastonbury Tor

Repleta de leyendas y misterios, la zona es mantenida a día de hoy por la organización The National Trust.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *