Hammetschwand, el ascensor más alto al aire libre, en Suiza

El mirador de la cumbre de la famosa montaña suiza de Bürgenstock, ofrece unas impresionantes vistas panorámicas de los Alpes, el lago de Lucerna, y la ciudad de Lucerna. Pero con el fin de llegar a la cima del pico de 1.127 metros de altura, lo que hay que hacer es tomar el “Ascensor de Hammetschwand”, que es el ascensor al aire libre más alto de Europa. El ascensor lleva a los pasajeros hasta la cara rocosa del acantilado, haciendo un viaje de 153 metros en menos de un minuto. Si usted sobrevive al viaje sin ataques de vértigo, podrá salir en la parte superior para luego cruzar un puente que conduce a la cima de la montaña.

El ascensor Hammetschwand fue construido en 1.905 por los propietarios del Burgenstock Hotel, que ha sido un lugar de vacaciones muy popular desde 1.872. El ascensor fue hecho originalmente de madera y cubierto de chapa de zinc, al igual que el eje. La pequeña cabina, cuadrada, podía transportar hasta ocho pasajeros y el viaje a la cima originalmente tomaba unos tres minutos.

El ascensor se actualizó en 1.935 y su velocidad se incrementó de un metro por segundo a su velocidad actual de casi tres metros por segundo. Después de la modernización, se convirtió no solo en el ascensor más alto al aire libre público de Europa, sino también en el ascensor al aire libre más rápido del mundo.

La torre de metal tiene ahora una superficie de 2 x 2 metros y una altura de 118 metros. La entrada del ascensor, la sala de máquinas y los primeros 14 metros de la subida, son completamente en el interior de la montaña, mientras que en los últimos 30 metros se eleva con una vista completa del lago de Lucerna.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario