Hodag, la extraña criatura de Rhinelander, en Wisconsin

Al entrar a la pequeña ciudad rural de Rhinelander, en Wisconsin, Estados Unidos, por la autopista 8 que viaja hacia el este, uno se encuentra con una bifurcación en el camino. Allí se puede ver la gran estatua de una extraña criatura, la cual podría haber salido perfectamente del libro infantil de Maurice Sendak, “Donde viven los monstruos”.

La criatura domina el jardín del centro de visitantes del área de Rhinelander, en el condado de Oneida. Esta es la bienvenida a la ciudad de Hodag, una criatura mítica de tremenda influencia en la cultura local.

Hodag en Rhinelander

La amenazante bestia se describe con “la cabeza de una rana, la cara sonriente de un elefante gigante, patas cortas y gruesas separadas por enormes garras, la parte posterior de un dinosaurio y una larga cola con lanzas en el extremo”. Esta escultura representa un animal que, de acuerdo con la tradición local, tenía 0,75 metros de alto, 2 metros de largo y subsistía principalmente a base de bulldogs blancos.

The Hodag

Aunque más tarde se descubrió que la supuesta criatura era un engaño del humorista Eugene Shepard, los informes iniciales de avistamientos de Hodag en esta área en 1.893 y 1.896 hicieron que la ciudad y la región fuesen aclamadas nacionalmente, llegando incluso a ser mencionada en algunas historias de Paul Bunyan sobre el folclore estadounidense de aquella época.

2012_0613 466

A lo largo de Rhinelander y sus alrededores, hay muchas empresas, establecimientos y eventos que han adoptado el nombre de Hodag, desde restaurantes, concesionarios de automóviles y equipos deportivos de la escuela secundaria local, hasta un festival anual de música: Hodag Country Festival.

Hodag

La escultura de fibra de vidrio que estamos viendo hoy, conocida como “Chamber Hodag” y creada por un artista local, es quizás la mayor representación del monstruo, pero hay más de una docena en toda la zona.

Hodad in Rhinelander

Los líderes de la comunidad dieron una representación de Hodag mucho más pequeña al entonces Senador John F. Kennedy y la Sra. Kennedy en 1.959 cuando visitaron Rhinelander durante los primeros meses de su campaña presidencial. En una carta a Henry J. Berquist, el presidente demócrata del condado que presentó el regalo, el senador Kennedy comentó: “Consideramos que Hodag es un tema de conversación muy controvertido y estamos encantados de tener un recuerdo tan interesante de nuestra visita a Rhinelander”.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario