Hong Kong-Zhuhai-Macao, la travesía marítima más larga del mundo

La travesía marítima más larga del mundo, que conecta Hong Kong con Macao y Zhuhai, se inauguró esta semana en China. El inusual sistema consta de una serie de tres puentes atirantados y un túnel submarino, así como dos islas artificiales con una longitud total de 55 kilómetros.

La mayor parte del cruce lo compone un puente principal de 30 kilómetros de longitud, que en realidad es un puente y un túnel submarino de 6,7 kilómetros que se sumerge por debajo del Delta del río de las Perlas y emerge en el otro extremo, justo antes de la frontera de Hong Kong. El túnel submarino fue construido para evitar interrumpir las rutas marítimas. Luego, la ruta continúa por un viaducto de 9,4 kilómetros y finaliza en Chek Lap Kok, la isla donde se encuentra el Aeropuerto Internacional de Hong Kong.


Puente Hong Kong-Zhuhai-Macao visto desde la parte de Hong Kong.

Esta travesía marítima Hong Kong-Zhuhai-Macao, con un coste de aproximadamente 20 mil millones de dólares, ha sido considerada como una parte clave del plan del Área de la Gran Bahía para conectar Hong Kong y Macao con 11 ciudades chinas. Lo que se pretende con esta conexión es formar una región de alta tecnología que rivalice con Silicon Valley. Sin embargo, los críticos dicen que el puente multimillonario es solo otro intento del gobierno chino para integrar a Hong Kong en China. Tanto Hong Kong como Macao son parte de China, pero son regiones administrativas especiales que disfrutan de ciertos niveles de autonomía con sus propios gobiernos, sistemas legales y políticas.

A pesar de los miles de millones gastados en dinero de los contribuyentes, el puente no se abrirá para el transporte público. Solo los autobuses privados y los vehículos de carga podrán utilizar el enlace. Los automóviles privados solo podrán usarlo después de solicitar un permiso especial. Hay rumores de que solo podrán utilizar esta conexión aquellas personas que paguen una alta cantidad de impuestos en China y donen grandes cantidades de dinero a organizaciones benéficas en la provincia de Guangdong, en el sur de China, y, por supuesto, a las personas con conexiones política. Esto ha llevado a un fuerte resentimiento entre el público en general.


El puente visto desde la isla de Lantau, en Hong Kong.

El puente Hong Kong-Zhuhai-Macao también será una de las primeras carreteras en las que los conductores deberán usar dispositivos de monitoreo de la frecuencia cardíaca y la presión arterial cuando crucen el puente. La información será enviada al centro de control del puente. También habrá cámaras de seguridad para detectar bostezos. Según el diario The Guardian, si un conductor bosteza más de tres veces en 20 segundos, la «cámara de bostezo» generará una alerta.


Una de las islas artificiales.










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *