IG Farben Haus, de productos químicos nazis a universidad

Desde productos químicos nazis hasta el campus más moderno de Europa, pasando por la CIA, esta maravilla arquitectónica ha desempeñado un papel fascinante en la historia alemana.

De camino hacia el Poelzig-Ensemble, como se llama oficialmente el edificio IG Farben Haus de Frankfurt, en Alemania, uno no puede evitar sentirse impresionado. Y quizá esta sensación sea la que el arquitecto responsable de la estructura quiso conseguir.

IG-Farben-Haus in Frankfurt

Siendo a día de hoy el edificio principal de la Universidad de Frankfurt, IG Farben fue construido como el espacio de oficinas más grande del mundo para lo que era en ese momento la compañía química más grande del mundo. La gigantesca estructura contiene ascensores paternoster (elevadores en marcha, nunca se paran) aún en uso y es arquitectónicamente fascinante.

IG Farben-Haus / Johann Wolfgang Goethe Universität, Frankfurt am Main

IG Farben irradia una sensación de importancia, debido a la gran cantidad de características en su diseño. Cada piso del edificio (tiene siete pisos) es más alto que el anterior. Su forma distintintiva también juega un papel llamativo; está curvado hacia atrás en ambos extremos, lo que se suma a la ilusión óptica de mayor altura.

IG Farben-Haus / Johann Wolfgang Goethe Universität, Frankfurt am Main

Construido entre 1.928 y 1.930 por el arquitecto Hans Poelzig (de ahí el nombre original el edificio), fue diseñado como la sede de IG Farben, un gigante conglomerado químico alemán que era la cuarta compañía más grande del mundo en aquel momento. El arquitecto rechazó el estilo Bauhaus de la época mientras todavía abrazaba un diseño modernista de 1.920. Sorprendentemente, muchos de los pisos del edificio todavía están conectados por dos históricos elevadores de paternoster, una especie en extinción de ascensores sin puerta que viajan hacia arriba y abajo sin parar. Todavía están en servicio.

IG Farben-Haus / Johann Wolfgang Goethe Universität, Frankfurt am Main

No mucho después de la construcción del edificio, IG Farben se involucró fuertemente con los nazis, y de hecho inventó Zyklon-B, el gas usado en los campos de la muerte. Una placa frente al edificio conmemora a las víctimas del Holocausto. Después de la guerra, IG Farben se separó de los nazos, en parte debido a su historia problemática y en parte debido a preocupaciones antimonopolio, y el edificio pasó a ser propiedad de las fuerzas de ocupación. La megaestructura fue ocupada por la sede de Eisenhower y la CIA.

Como dato curioso, el comedor redondo en la parte posterior del edificio fue apodado el “Pentágono de Europa”.

IG-Farben Haus

Cuando Alemania se reunificó en 1.990, el edificio fue transferido al estado de Hesse. Sin embargo, su asociación con el partido nazi llevó a mucha deliberación y se consideró que cualquier uso oficial sería inapropiado, por lo que se decidió dárselo a la Universidad de Frankfurt. En la actualidad, es el edificio principal del campus Westend de la universidad, el campus (autoproclamado) más moderno de Europa y más bello de Alemania.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario