Una iglesia de árboles en Nueva Zelanda

Muchos creyentes de todo el mundo ven en la naturaleza el rostro de Dios, pero pocos lo han llevado tanto al extremo como Barry Cox, el creador, infinitamente paciente, de “Tree Church” (Iglesia del Árbol) en Ohaupo, Nueva Zelanda.

De acuerdo al sitio web oficial de “Tree Church”, Barry siempre ha apreciado la belleza de las iglesias que ha visto en todo el mundo durante sus viajes y, finalmente, se decidió crear la suya propia.

Iglesia arbol

Barry Cox dirige una empresa que se dedica a trasplantar árboles de un sitio a otro de forma segura a través de una moderna maquinaria. Usando los recursos de su empresa y sus amplios conocimiento, Cox comenzó a plantar una gran variedad de árboles en su tierra para ir dando forma poco a poco a su peculiar iglesia. Entre las variedades utilizadas, por ejemplo, se encuentra el género leptospermum utilizado para las paredes, mientras que el techo fue creado utilizando aliso, el cual permitiría la entrada de luz natural al espacio.

Iglesia del arbol 1

El proyecto conocido como “Tree Church” arrancó en el año 2.011 y los árboles fueron plantados con delicadeza a través de un marco de hierro hasta que comenzaron a crecer juntos para dar forma a la iglesia.

Iglesia del arbol 2
Interior de la iglesia.

Barry Cox es un hombre con infinita paciencia y ha tenido que esperar varios años para ver cómo su iglesia comenzaba a parecer eso mismo: una iglesia. Ahora, el singular edificio está prácticamente completado, aunque el marco de hierro permanece, esperando el día en que la estructura sea lo suficientemente resistente como para sostenerse por sí misma.

Con una capacidad de hasta 100 personas, la Iglesia del Árbol está abierta para bodas y eventos. Además, los terrenos de Cox incluyen verdes paseos por el jardín y un laberinto de estilo medieval. ¡Realmente es un marco único que quedaría impresionante en las fotos de cualquier boda!













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario