Iglesia abandonada de San Juan Parangaricutiro, México

En los primeros días del año 1943 y durante varias semanas, los residentes de la ciudad de San Juan Parangaricutiro, en el estado mexicano de Michoacán, comenzaron a escuchar ruidos similares a los truenos. Estos ruidos no provenían del cielo azul sin nubes, sino de la tierra debajo de ellos. Los ruidos fueron seguidos por terremotos que aumentaron en número día a día.

El 20 de febrero, la tierra se agrietó y se formó un cono volcánico de 2 metros de alto en el medio de un campo de maíz. Al día siguiente, el cono del volcán Parícutin había crecido 50 metros (60 pies) de altura y estaba expulsando cenizas y humo. El crecimiento y la actividad del volcán continuaron durante meses hasta que alcanzó una altura de 200 metros (650 pies) en junio. Para aquel entonces, comenzó a expulsar lava que se dirigía hacia el pueblo de San Juan Parangaricutiro.

Los residentes tuvieron tiempo suficiente para evacuar y salvar sus vidas mientras la lava se movía lentamente. Todos se mudaron a una nueva ubicación a unos 40 kilómetros (25 millas) de distancia formando una nueva ciudad llamada Nuevo San Juan Parangaricutiro. El antiguo pueblo fue finalmente enterrado bajo roca volcánica.

El único edificio que se alza sobre la lava hasta hoy es la iglesia de San Juan Parangaricutiro, siendo el edificio más alto y quizás el más sólido del antiguo pueblo.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *