Iglesia de Santa Ana en Vilna, Lituania

La leyenda dice que Napoleón Bonaparte se enamoró de esta iglesia gótica, queriéndosela llevar a París en 1.812 tras haberla visto en la guerra franco-rusa.

Elevándose sobre la capital lituana de Vilna, la iglesia de Santa Ana es testigo mudo de cómo se desarrollaba la historia a su alrededor. La iglesia que vemos actualmente, de más de 500 años de antigüedad, sigue siendo un ejemplo vivo de la arquitectura gótica, así como una de las atracciones centrales de la ciudad de Vilna.

IMG_5236
En primer plano se muestra la iglesia de Santa Ana y, más atrás, el monasterio de San Bernardino.

La iglesia de Santa Ana se construyó en honor de la madre de la Virgen, Santa Ana, patrona de la gran duquesa de Lituania y la esposa de Vitautas el Grande. La iglesia fue incendiada en 1.419 y posteriormente reconstruida en ladrillo por orden del rey de Polonia y el gran duque de Lituania, Alejandro I Jagellón. Consagrada en 1.500, la fachada que vemos hoy en día no ha cambiado mucho desde su reconstrucción en el siglo XV.

Santa Ana

No está claro quién fue la persona responsable de la arquitectura de la iglesia de Santa Ana, sin embargo, algunas teorías apuntan a que pudo haber sido Enkinger Michael, el mismo arquitecto de la iglesia de Santa Ana en Varsovia. Por otro lado hay quienes afirman que fue el arquitecto alemán Benedikt Rejt, sin que existan evidencias de estos trabajos.

Vilna Iglesia Santa Ana

Sea quien fuere su autor, está claro es que Santa Ana es un impresionante y perfecto ejemplo de arquitectura gótica que utiliza arcos dramáticos, una fachada simétrica y pilares exquisitamente decorados.

Iglesia de Santa Ana

Como dato curioso, en la construcción de la iglesia de Santa Ana se emplearon hasta 33 tipos distintos de ladrillos que posteriormente fueron pintados de rojo.

Vilnius - 05 St. Anna

La iglesia de Santa Ana, ubicada inmediatamente detrás del monasterio de San Bernardino, se sitúa como uno de los monumentos más representativos de Vilna.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *