16 mayo, 2022

Iglesia serbia de Eger, en Hungría

La Iglesia Ortodoxa de San Nicolás (referida como «Iglesia Serbia» por los lugareños) en Eger es considerada por muchos como la más hermosa de la ciudad.

Se encuentra en la cima de una pequeña colina en la parte norte de Eger, y su cúpula de cebolla se eleva por encima de los techos, siendo un hito destacado de este área.

iglesia serbia eger
Iglesia serbia de Eger, en Hungría.

Los colonos serbios y griegos comenzaron a llegar a Eger en el siglo XVI. Pronto, una comunidad de habitantes del pueblo, en rápido crecimiento, trazó las estrechas calles del norte de Eger, que era el único lugar que se asignó donde podrían vivir serbios y griegos.

Con el fin de satisfacer las necesidades de los colonos y separarlos de los locales, la iglesia les permitió organizar una casa de oración en una antigua iglesia barroca abandonada que alguna vez perteneció a los monjes de la Orden de San Agustín.

Los colonos reconstruyeron la iglesia y le agregaron un campanario en 1753. Pero esto no fue suficiente para los comerciantes griegos y serbios más prósperos (en su mayoría ricos comerciantes de vino), quienes consideraron que la iglesia no era digna y exigieron una nueva.

En 1784, el emperador José II visitó Eger y una delegación de la comunidad ortodoxa se reunió con él para expresar sus demandas. El emperador estuvo de acuerdo con ellos y, un año después, comenzaron los trabajos de construcción de una nueva iglesia.

El entonces obispo católico romano de Eger, Esterházy, no estaba interesado en absoluto en los planes de los ortodoxos y no iba a ayudarlos. Así, exigió que la iglesia se construyera fuera de las murallas de la ciudad. Por lo tanto, se eligió un lugar que antiguamente era conocido como la «Puerta de Noche». Esta «puerta» hoy en día ya no existe, pero el barrio todavía luce el nombre de «Puertas serbias».

iconostasio iglesia serbia eger
Iconostasio de la iglesia serbia de Eger, en Hungría.

La iglesia fue diseñada por el arquitecto Povolny János y tardó 14 años en construirse. Se finalizó en 1799. La entrada se encuentra en el lado sur y la puerta principal está decorada con tallas decorativas de Giovanni Adami, quien también decoró la puerta de la iglesia franciscana en el centro de Eger: la similitud entre los dos es muy clara.

El impresionante iconostasio de la iglesia de San Nicolás, cubierto con pan de oro, tiene 60 paneles pintados.

El interior de la iglesia serbia es simplemente impresionante. Lo primero que llama la atención es el monumental iconostasio de 10 metros por 12,5 metros, tallado por Nikola Janković y pintado por Anton Kuchelmeister entre los años 1789 y 1791.

Interior de la iglesia serbia de Eger


El púlpito también luce grandioso, aunque nunca se llegó a utilizar: los servicios se llevaron a cabo desde una plataforma elevada frente al iconostasio. Igualmente destacables son los antiguos bancos de madera tallada.

Hasta la fecha, no queda ninguna comunidad ortodoxa en Eger y la iglesia no se utiliza para el propósito previsto. Su apariencia externa está bastante desgastada y todo el edificio necesita ser renovado.

En su interior se ubica un museo.

Información práctica


Dirección: Vitkovics Mihály u. 30, Eger.
Horario de apertura: de 10:00 a 16:00 de martes a domingos.
Precio de entrada: 450 HUF por persona.

**Los horarios y precios podrían variar según la temporada.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.