Las islas de Li Galli, en Italia

No muy lejos de Positano, una de las ciudades más bellas del sur de Italia, a unos 6 kilómetros al suroeste de la comuna en la costa Amalfitana, se encuentra el archipiélago de las islas de Li Galli.

Este pequeño archipiélago también se conoce como Le Sirenuse. El nombre “Sirensus” se debe al hecho de que, en la mitología griega, las sirenas simbolizaban los peligros a los que se enfrentaban los marineros. Según las leyendas, en la antigüedad las sirenas habitaron realmente las islas de Li Galli. Las más famosas de las sirenas fueron Parténope, Leucosia y Ligeia. Una de ellos cantaba, la otra tocaba la lira, y la tercera la flauta. En el siglo I antes de Cristo, incluso fueron mencionadas por el geógrafo griego Estrabón.

islas de Li Galli

El folklore local afirma que fue en estas islas donde Odiseo, del épico poema de Homero, encontró las sirenas durante uno de sus viajes. Se dice que Odiseo logró sobrevivir a un ataque musical, reprimiendo la atracción a las sirenas gracias a atarse al mástil de su bote. Por lo tanto, no es sorprendente que los marineros tuvieran miedo de estos lugares, ya que era en esta parte del mar donde las corrientes llevaban los barcos a las rocas, lo que provocaba constantes naufragios.

Historia de las islas de Li Galli


Li Galli Island - Italy

El nombre moderno de Li Galli, curiosamente, también está asociado con las sirenas. Y es que en la mitología griega las sirenas eran mitad mujeres, mitad aves (cuerpos de aves y cabezas de mujeres), pero no mitad peces, como a menudo se retratarían en dibujos y películas. Así, la palabra “Galli” (traducida del italiano como “gallo”) puede asociarse con “sirenas con plumas”.

Amalfi Sails - Positano Boat Trips

El archipiélago de las islas de Li Galli se compone de tres islas principales y varios islotes pequeños. Los más famosos son Gallo Lungo, La Castelluccia y La Rotonda, aunque a veces también se mencionan Isca y Vetara. La isla principal del archipiélago es Gallo Lungo, especialmente debido a su historia y características geográficas, así como a la forma de que tiene de luna creciente (o forma de delfín). Desde los tiempos de la Antigua Roma, a los patricios y los senadores les gustaba descansar aquí. Esta isla, inmersa en la mitología y la fascinante belleza natural, cada vez atrae a más y más viajeros. Sin embargo, hasta hace poco, no todos el mundo podía viajar a al archipiélago de Li Galli, ya que algunas de las islas eran de propiedad privada.

Isla delfín Gallo Lungo
Isla de Gallo Lungo.

Gallo Lungo llegó a albergar un monasterio y, más tarde, una prisión. Durante el reinado de Carlos II de Anjou, a finales del siglo XIII y principios del XIV, a menudo la costa de Amalfi fue atacada por piratas. Para tratar de proteger la zona, Carlos ordenó construir una torre de vigilancia en las ruinas de antiguos edificios romanos en Gallo Lungo.

Islands  Li Galli , Italy
Torre de vigilancia en Gallo Lungo.

A pesar de la rica historia de la isla, fue en el siglo XX cuando ganó gran parte de su fama. El hecho es que en 1.924, después de varios años de negociaciones con las autoridades locales, Gallo Lungo fue adquirida por el bailarín y coreógrafo ruso Léonide Massine, el director principal de las famosas temporadas de ballet ruso de Serguéi Diáguilev. Poco a poco, comenzó a convertir la isla en su mansión particular. Léonide mandó construir un gigantesco edificio blanco con una vista excepcional de Positano. El edificio sería apodado “La Casa Blanca”. Vale la pena señalar que el famoso arquitecto Le Corbusier participó en la creación de la hermosa villa. También había enormes jardines en terrazas con vistas a la isla de Capri y otras atracciones de Italia.

Con los años, centenares de celebridades mundiales han visitado la villa de Massine, incluyendo la princesa Margarita del Reino Unido, la primera dama Jacqueline Kennedy, la actriz Greta Garbo, Anna Magnani, Sophia Loren, Ingrid Bergman, el cineasta Roberto Rossellini y Franco Zeffirelli, entre muchos otros.

Il Gallo Lungo

Después de la muerte de Léonide Massine en 1.988, las islas de Li Galli fueron tomadas por otro ruso, en este caso por el gran bailarín Rudolf Nuréyev. Rudolf comenzó a ennoblecer la isla con la misma energía que tenía para el baile.

Para Nuréyev, el estilo del propietario anterior era demasiado ascético, por lo que concibió un cambio grandioso en los interiores. Poco a poco, la villa principal y la antigua torre de vigilancia se convirtieron en lujosos palacios orientales, luminosos y pomposos. Dicen que Rudolf amaba tanto Gallo Lungo que incluso besó sus piedras antes de dejar este mundo. Después de la muerte de Nuréyev en 1.996, la isla fue comprada por un empresario hotelero, que convirtió la villa en un hotel. Hoy en día, tres mansiones con magníficas terrazas bordean Gallo Lungo, teniendo una superficie habitable total de más de dos mil metros cuadrados.

Li Galli

Se dice que las islas de Li Galli son, a menudo, una de las atracciones turísticas más infravaloradas de Italia.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario