Jackson Square en Nueva Orleans (Luisiana), Estados Unidos

Desde que los colonialistas franceses crearon Jackson Square a principios del siglo XVIII (originalmente Place d’Armes), ha sido el corazón histórico de Nueva Orleans y del Barrio Francés en particular.

La mayoría de los edificios originales de Jackson Square, del período francés, fueron destruidos por el Gran Incendio de 1.788 (y posteriormente por el de 1.794). Actualmente la plaza está repleta de edificios históricos construidos bajo el dominio español.

Place d’Armes


Jackson Square
Jackson Square con la Catedral de San Luis al fondo.

Cuando comenzó la colonia francesa, la plaza se conocía como Place d’Armés (plaza de armas). En aquel momento, no era más que un campo algo descuidado, utilizado principalmente para ejercicios militares y ejecuciones. Allí se celebraban reuniones públicas, así como celebraciones importantes.

Jackson Square

La apariencia actual de la plaza se puede atribuir a la baronesa de Pontalba, quien en 1.850 inició un proyecto de paisajismo que resultó en la creación de un jardín con senderos, árboles y zonas de césped con bancos alrededor de una estatua central del general Andrew Jackson. También instruyó a los herreros locales para crear una cerca de hierro forjado que todavía rodea el jardín.

Jackson Square
Estatua de Andrew Jackson y edificios de Pontalba al fondo.

El padre de Pontalba, Andrés Almonaster y Rojas, fue una de las personas más ricas de Nueva Orleans y también participó en el desarrollo de la plaza. Aportó fondos para la construcción de la Catedral de San Luis de Nueva Orleans, una elegante iglesia clásica francesa con tres torres que se sitúa justo enfrente de Jackson Square.

Estatua Andrew Jackson

Almonaster y Rojas también financió la construcción de dos edificios casi idénticos a ambos lados de la catedral: el Cabildo y la Presbytère. La administración municipal del gobierno colonial español estaba ubicada en el Cabildo, mientras que la Presbytère fue utilizada durante mucho tiempo como palacio de justicia de la ciudad. Ambos edificios históricos ahora cuenta con interesantes museos.

The Moon walk
Vista de Jackson Square desde Washington Artillery Park.

La baronesa de Pontalba siguió los pasos de su padre y ordenó la construcción de los «edificios de Pontalba» a lo largo de las calles de Santa Ana y San Pedro (rodeando por dos lados Jackson Square). Los edificios residenciales de ladrillo rojo con hermosos balcones de hierro fundido se consideraron unos de los más lujosos de la ciudad. En uno de los apartamentos en Santa Ana, hay un museo que da una idea de la vida en Nueva Orleans en el siglo XIX.

Estatua del general Jackson


Jackson Square

La baronesa de Pontalba también renombró la plaza, la cual pasó de «Place d’Armés» a denominarse «Jackson Square» en honor del general Andrew Jackson, quien derrotó al ejército británico el 8 de enero de 1.815 en la Batalla de Nueva Orleans. Jackson, quien más tarde se convertiría en el séptimo presidente de los Estados Unidos, recibió una estatua ecuestre de bronce creada por el escultor estadounidense Clark Mills en 1.851. La estatua, pagada por la propia baronesa, representa al general en una pose heroica sobre un caballo.

Entretenimiento en la plaza


Jackson Square

Las calles que rodean Jackson Square (San Pedro, Chartres y Santa Ana) son peatonales. Aquí, muchos artistas cuelgan sus trabajos sobre la valla de la plaza, mientras que otros tientan a los transeúntes a posar para un retrato o una caricatura. Los lectores de cartas del tarot, las estatuas vivientes, los vendedores de perritos calientes y los magos crean un ambiente animado, a la vez que los músicos de jazz entretienen a las multitudes.

Jackson Square

Frente a Jackson Square, a lo largo de la calle Decatur, se suelen ofrecer paseos en carruajes tirados por caballos para llevar a los turistas en un recorrido por el Barrio Francés o por Garden District.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario