El jardín indio Nek Chand Saini

En 1.957, Nek Chand, un inspector del gobierno de bajo perfil, comenzó a recoger rocas detrás de un edificio del gobierno en Chandigarh, en el norte de la India. Su pasatiempo inocente comenzó a expandirse, y durante la década de 1.960, Chand comenzó a juntar las rocas para crear formas junto a piezas que había recogido de una exposición.

Estas rocas y piezas, junto a artículos rotos para el hogar, comenzaron a tomar forma de esculturas, y así nació Nek Chand Saini, o Nek Chand Rock Garden (jardín de roca de Nek Chand).

Cascada en el jardín

Aunque su trabajo era ilegal y habría sido eliminado si se hubiera descubierto, en 1.976 (19 años después) Chand mostró el jardín a sus superiores y posteriormente se le dio permiso y mano de obra para promover sus actividades artísticas. A partir de ese momento, Chand abandonó el trabajo gubernamental y se centró en el jardín.

Esculturas con piedras

Chand y un equipo de cincuenta personas comenzaron un trabajo pesado a mediados de la década de 1.970 y le dieron al jardín una nueva fuerza de vida. Esculturas de grupos de personas, todas compuestas de materiales reciclados, empezaron a extenderse alrededor del jardín.

Arte con piedras

En muchos sentidos, el jardín se asemeja más a un pueblo en pleno funcionamiento que a una exposición de arte o estatuas. Cientos de estatuas danzan a través de los mosaicos del jardín, invitando a los visitantes a unirse a la alegría del trabajo de Chand. Los visitantes incluso pueden unirse a la comunidad, utilizando un columpio debajo de los grandes arcos dentro del jardín.

Esculturas de animales

Manadas salvajes de elefantes, monos y otras esculturas de animales también pueblan el jardín. En un país conocido más por los barrios marginales que crecen a partir de sus desechos, el arte reciclado de afuera del jardín es un triunfo interno y un espectáculo externo.

Jardín de rocas

El jardín ahora abarca más de treinta hectáreas conectadas a través de pasajes y senderos amurallados cuidadosamente diseñados. Junto con las esculturas, una serie de cascadas diseñadas por Chand proporcionan una atmósfera exuberante, dando a todo el jardín la sensación de una comunidad de la selva que vive y respira.

Jardín indio

Una de las cascadas más grandes desciende de un pabellón del jardín (imagen superior), donde los visitantes pueden caminar directamente hacia la pared de roca mientras son levemente salpicados por el agua. El jardín de Chand es especialmente único en este sentido. Todo el área ha sido creada para proporcionar una experiencia única en la que poder caminar, tocar y disfrutar de una hermosa comunidad que comenzó como una pequeña colección de rocas.

Esculturas recicladas

El jardín es un vivo y colorido homenaje al arte y al ingenio, así como una exposición totalmente india. Desde el momento de su creación, el jardín ha sido aclamado en todo el mundo y se puede llegar fácilmente desde Chandigarh.

Rock Garden, Chandigarh

Pasillo del jardín

Nek Chand Rock Garden,Chandigarh

Rocas artísticas

Nek Chand Saini













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario