Juhyo, los monstruos de nieve de Japón

En lo alto de las laderas del Monte Zaō, en el centro de Japón, los vientos fríos y húmedos de Siberia se convierten en una maravilla natural que atrae a miles de turistas cada invierno de todo el país.

Las diminutas gotas de agua que el fuerte viento transporta, se congelan contra los pinos del Monte Zaō y sus ramas formando carámbanos. Estos carámbanos crecen casi en forma horizontal, debido a los fuertes vientos, sobre los cuales la nieve que cae se asienta creando increíbles figuras blancas que los japoneses llaman «monstruos de nieve» o «Juhyo».

Se requiere una combinación específica de vientos fuertes, bajas temperaturas y nevadas en árboles de coníferas de hoja perenne para que se formen estos «monstruos de nieve». Juhyo se crea en algunos otros lugares en Japón, pero el Monte Zaō es el más accesible y, por lo tanto, la forma más fácil de disfrutarlos.

El monte Zaō es también el sitio de una fuente termal de gran popularidad en Japón y una estación de esquí. Para subir al monte, se puede tomar un teleférico desde el que además se obtienen increíbles vistas de Juhyo.

La temporada de Juhyo comienza sobre finales de diciembre y dura hasta finales de febrero.

Snowboarding entre «monstruos de nieve»











Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *