Los ermitaños de Karoulia del Monte Athos

El Monte Athos (Mount Athos), localizado en la Grecia peninsular, en el mar Egeo, es el hogar de una de las comunidades monásticas más antiguas que sobrevive en la Tierra a día de hoy. La montaña ha sido habitada desde la antigüedad y es conocida por su presencia cristiana continua de casi 1.800 años y sus largas tradiciones monásticas históricas, que se remontan al siglo noveno. Hoy en día, hay veinte monasterios ortodoxos en esta región, donde más de dos mil monjes viven una vida ascética, aislados del resto del mundo.

La mayoría de los monjes viven juntos en los monasterios realizando varias tareas, tales como cultivo de hortalizas, elaboración de vino, pesca, talla de madera… Otros optan por vivir en pequeñas células llamadas “skete”, en las que se permanecen en completo aislamiento.

Algunos de los sketes más aislados se encuentran en el lado sur del Monte Athos, en una región conocida como Karoulia. En una escarpada montaña, un puñado de monjes construyeron pequeñas cabañas que cuelgan precariamente en el borde del acantilado con varios metros de caída por debajo. Estas células son tan inaccesibles que los suministros tales como leña y alimentos deben ser llevados en cestas suspendidas por cuerdas.

En los viejos tiempos, los ermitaños utilizaban un sistema de cuerdas y poleas improvisadas. Hoy en día, hay empinadas escaleras de madera clavadas a los acantilados que los ermitaños utilizan para subir y bajar la montaña. Algunos de estos monjes, especialmente aquellos que son más frágiles, no han salido de sus cabañas durante décadas.


Padre Iusif dentro de su dormitorio en su habitáculo en Karoulia. No ha dejado la montaña durante 64 años.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario