La ciudad oculta de Monemvasia

Monemvasia es una isla rocosa frente a la costa este del Peloponeso, en Grecia, y unida al continente por una corta calzada. La isla tiene unos 300 metros de ancho y algo más de 1 kilómetro de largo, elevándose 100 metros sobre el nivel del mar. En el lado que da al mar, y oculto para el continente, se encuentra un pequeño pueblo. Este pueblo amurallada romántico, situado bajo la sombre de la imponente roca, es un museo viviente de la historia bizantina, otomana y veneciana que data del siglo XIII.

Monemvasia fue colonizada en el siglo VI por los habitantes de la antigua Laconia, quienes buscaban refugio de los invasores eslavos que dominaron gran parte de Grecia entre los años 500 y 700 después de Cristo.

La rocosa isla había sido separada de tierra firme por un terremoto en el 375 antes de Cristo. Durante los siguientes siglos, Monemvasia cambió una y otra vez de manos, de ida y vuelta, entre los venecianos y los turcos, hasta que fue liberada durante la Guerra de la Independencia griega en el siglo XIX.

El nombre Monemvasia se deriva de dos palabras griegas, “mone” y “emvasia”, que significa “entrada única”, y se refiere a la estrecha calzada que es la única manera de entrar a la ciudad.

La isla fue colonizada inicialmente en la parte superior de la meseta, lo que ahora se conoce como la “Ciudad Alta”. Poco a poco, el asentamiento se extendió por la colina y, gracias a su posición única bien definida, se convirtió en una ciudad de gran alcance.

En los días de decadencia del Imperio de Bizancio, Monemvasia se convirtió en su ciudad principal y uno de los grandes centros comerciales y puertos comerciales del mundo, con una población de 40.000 personas. En el siglo XVIII, Monemvasia entró en decadencia hasta que fue redescubierta por los turistas en la década de 1.970.

Poco a poco, la ciudad esta resurgiendo de su antigua importancia, esta vez como destino turístico con un creciente número de turistas que visitan la región durante el verano. Los edificios medievales han sido restaurados, y muchos de ellos convertidos en hoteles, con gran variedad de lugares para comer.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario