La grandeza arquitectónica de Omotesando, Tokio

Omotesando es una arbolada avenida situada en el distrito de Harajuku y Aoyama, en Tokio, que se extiende desde el Santuario Meiji hasta la estación de Harajuku. Omotesando es un lugar privilegiado para las marcas de ala costura como Gucci, Prada y Louis Vuitton. Pero más que para una increíble y vasta colección de moda y joyas, Omotesand es impresionante por sus edificios arquitectónicamente ambiciosos.

Flanqueando ambos lados de las calles, se pueden encontrar fachadas de vidrio, elegantes ángulos estilizados y cuidadosamente elaborados, diseñados por arquitectos galardonados con el famoso premio Pritzker, el honor más alto posible concedido a un arquitecto. Omotesando es un barrio con más edificios modernos que ningún otro. Sus aceras son como un desfile de elegantes ciudadanos en la ciudad de Tokio que conducen Maseratis y compran en Dior.

Estos son algunos de los aspectos más destacados de Omotesando:

Audi Forum Tokyo

Diseñado por Creative Designers International, el Audi Forum Tokyo es apodado “el iceberg” debido a su forma cristalina y su gran altura.

Tokyu Plaza

Se trata de un complejo de edificios que alberga tiendas de moda como American Eagle Outfitters y The Shel’tter Tokyo, con una azotea pública y una espectacular entrada con pared de espejos.

Dior Omotesando

La casa de moda francesa tiene su insignia en Tokio. El edificio está rodeado por paredes de cristal transparente frente a pantallas de acrílico traslúcido ondulado. Por la noche, las capas apiladas brillan con diferentes intensidades.

Prada Building

Diseñado por Herzog & de Meuron, ganadores del premio Pritzker, la tienda de Para en Omotesando es un edificio de seis pisos y cinco lados, hecho con paneles de vidrio.

Omotesando Hills

Omotesando Hills es un centro comercial de lujo y residencial diseñado en 1.995 con más de 130 tiendas y 38 apartamentos. Diseñado para integrarse en armonía con el paisaje, el edificio tiene la misma altura que los árboles de la calle.

Hugo Boss

Diseñado por el renombrado arquitecto japonés Norihiko Dan, el edificio de Hugo Boss tiene la forma de un reloj de arena con gigantestas columnas que rodean la fachada.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario