Laguna del Diamante en Mendoza

En Laguna del Diamante, son muchas razones por las cuales la vida no debería existir, pero realmente existe.

La Laguna del Diamante descansa entre respiraderos que arrojan azufre dentro de una de las calderas volcánicas más grandes del mundo, perteneciente al activo volcán argentino Cerro Galán.

Los visitantes que se acerquen hasta este lugar en la provincia de Mendoza, no solo deben tener cuidado con los gases venenosos. La laguna “hiper alcalina” (con un nivel de pH de 11) es cinco veces más salada que el agua de mar y tiene niveles de arsénico que son 20.000 veces más altos que la cantidad que se considera segura para beber.

Laguna del Diamante

Además de los gases nocivos y el agua tóxica, la altitud del sitio presenta aún más peligros para la vida en la laguna. A 4.600 metros sobre el nivel del mar, los niveles de oxígeno son bajos y la luz ultravioleta del sol es un 40% más intensa que en las tierras bajas.

Panorama laguna Diamante

Fue una gran sorpresa, entonces, cuando los científicos argentinos que exploraron la laguna a principios del año 2.010 descubrieron una bandada de flamencos que prosperaban en una población sana de microorganismos particularmente resistentes. Las rocas de la laguna están cubiertas con esteras de microbios no identificados, de los que la colonia de flamencos depende para comer. Y aunque los flamencos son considerados una especie resistente con una habilidad especial para adaptarse a diferentes condiciones, el ambiente en Laguna del Diamante es el más extremo en el que las aves pueden sobrevivir.

Laguna del Diamante

También se cree que las condiciones en Laguna del Diamante son bastante similares a las de la Tierra primitiva. Los científicos esperan, por lo tanto, que el estudio de los misteriosos microorganismos de la laguna ayudará a revelar cómo comenzó la vida en la Tierra.

Laguna del Diamante

Otro enigma que queda por resolver es la identificación de un compuesto de cristal rojo que también crece en las rocas de la laguna. Los resultados preliminares de un estudio de difracción de rayos X (un método para examinar la estructura y la geometría de los cristales) no revelaron la presencia de minerales conocidos.

Laguna del Diamante

El caso de Laguna del Diamante solo sirve para demostrar no solo la resistencia a la vida, sino también las formas extrañas e inesperadas que se toman para sobrevivir en los entornos más hostiles de la Tierra.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario