Las escaleras de Selaron, en Rio de Janeiro

Una de las calles más famosas de Río de Janeiro es en realidad un tramo de escaleras que conectan las calles de Joaquim Silva y Pinto Martins, en los barrios de Lapa y Santa Teresa. Oficialmente se conoce como la calle Manuel Carneiro, pero la mayoría de la gente lo conoce como “Selaron” u “Escalera de Selarón”, el nombre del pintor chileno Jorge Selaron, quien hizo este decorado en “homenaje al pueblo brasileño”.

Todo comenzó en 1.990, cuando Selaron inició la renovación de las escaleras en mal estado que corrían frente a su casa. En un primer momento, los vecinos se burlaron de él por su elección de colores, mientras cubría los escalones con azulejos de color azul, verde y amarillo (los colores de la bandera brasileña), pero permaneció sin inmutarse haciendo su trabajo. De hecho, el paso del tiempo con este pequeño proyecto se convirtió en una obsesión. Selaron recogía la mayoría de los materiales que utilizaba de obras de construcción cercanas y, a veces, se vio obligado a vender sus pinturas para financiar su trabajo. Finalmente, cuando cubrió la totalidad de las escaleras, éstas contaban con 2.000 coloridas piezas a lo largo de 125 metros.

Apenas terminó su trabajo, Selaron continuó invirtiendo su tiempo en las escaleras, con un constante intercambio de azulejos, por lo que la obra cambiaba de colores y formas casi de un día a otro. A medida que la popularidad de su obra aumentó, visitantes de todo el mundo comenzaron a donar azulejos, y Selaron empezó a usarlos en lugar de los más antiguos. Hoy en día, las escaleras se jactan de contar con azulejos de más de 60 países.

Las escaleras de Selaron son ahora un punto de referencia de Río de Janeiro. Han sido presentadas en muchas revistas internacionales, periódicos, programas de viajes y documentales. También han aparecido en anuncios comerciales para productos como American Express, Coca-Cola, Corn Flakes de Kelloggs o Playboy, por nombrar unos pocos. Numerosos vídeos musicales se han grabado con estas escaleras como fondo.

Selarón un día llegó a decir: “Este sueño loco y único solo terminará el día de mi muerte“.

En 2013, Jorge Selaron fue encontrado sin vida sobre las famosas escaleras en las que pasó veinte años dándolas color.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario