Las paredes de piedra de Irlanda

Viajando a través de la Irlanda rural, lo que despierta la curiosidad de los cientos de miles de visitantes que acuden hacia este lugar son los miles de paredes de piedra que serpentean a través de las tierras de cultivo. Estos muros de piedra no son nada raros ni inusuales para la población irlandesa, pero los turistas suelen preguntarse acerca de sus orígenes.

Aunque el paisaje de Irlanda es todo verde, solo hay que cavar un poco debajo de su exuberante vegetación para descubrir que debajo de la hierba hay una gruesa capa dura, de piedra caliza azul. Esta famosa piedra caliza azul se encuentra por todo el país.

Irlanda es, sobre todo, una isla rocosa compuesta de piedra caliza carbonífera que se formó hace unos 370 millones de años. En aquel momento, Irlanda era parte de un mar poco profundo entre dos masas de tierra cerca de la línea ecuatorial.

Los continentes se movían, y parte de los fondos marinos salieron por encima del nivel del mar, convirtiéndose más tarde en lo que es a día de hoy Irlanda. Y durante cientos de millones de años, el barró extraído de debajo del mar se fue convirtiendo en dura piedra caliza, de grano fino, justo por debajo de la superficie. Estas rocas extraída de la tierra se convirtieron en el material de construcción más utilizado por la población irlandesa. Desde las tumbas de la Edad Media de Burren, a los castros de la Edad del Hierro en Inishmore, todo se hacía en piedra, particularmente los muros que atravesaban el país.

Las piedras de los muros solían ser desenterradas del campo para luego apilarse una encima de otra, sin mortero. A menudo los muros eran muy bajos y no muy estables debido a que necesitaban un mantenimiento constante.

Las inestabilidad de las paredes, sin embargo, funcionó a favor de los irlandeses, haciéndolas buenas barreras contra el ganado que se criaba en la zona. Los animales que se encuentran a día de hoy en estos lugares se mantienen bien alejados de las paredes.

Uno de los más bellos lugares en los que se puede ver una vasta red de muros de piedra es en las islas Aran. Las islas Aran son un grupo de tres islas ubicadas en la desembocadura de la bahía de Galway, en la costa oeste de Irlanda. La isla más grande es Inishmore, y la más pequeña y más oriental es Inisheer. Una vez los habitantes de estas islas desarrollaban técnicas de cultivas entre los muros al mismo tiempo que convivían en ellos.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario