Las “vías” de las calles de Pompeya

Las ruinas de la antigua ciudad romana de Pompeya, que fue destruida por la erupción del Vesubio en el año 79 después de Cristo, se encuentran cerca de la moderna Nápoles, en Italia. Enterrada bajo toneladas de ceniza, la ciudad se perdió durante unos 1.500 años, hasta su redescubrimiento inicial en 1.599. Cuando el sitio fue excavado, a partir de mediados del siglo XVIII, los arqueólogos descubrieron cientos de edificios, redes bien conectadas de carreteras, un complejo sistema de agua, un anfiteatro y un puerto.

En aquellos días, los romanos utilizaban los carros para el transporte. Estos vehículos tirados por caballos recorrían con frecuencia los pedregosos caminos de la ciudad. Para ayudar a su movimiento, las calles tenían, y aún tienen, surcos paralelos (similares a vías de tren) en la superficie, para mantener los carros pesados dentro de la calzada.

Debido a que los ejes delanteros articulados no se inventaron hasta finales del período medieval, la dirección era extremadamente difícil. Las vías en las calles de la ciudad ayudaron a evitar obstáculos y a los giros. En algunos lugares,en las calzadas que se bifurcaban, se utilizaba una piedra o cuña que se movía estratégicamente para obligar a las ruedas de los carros a tomar el camino correcto.

Las calles también contaban con grandes bloques cruzándolas, permitiendo así que los peatones pudieran cruzar las calles sin tener que pisar la calzada propia de vehículos.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario