Busto de Lenin en el Polo de inaccesibilidad

La fría y dura mirada de Lenin penetrando en el aire helado es lo único que se puede encontrar a través del vasto paisaje congelado en esta parte de la Antártida a lo largo de cientos de kilómetros. Su busto, hecho de plástico, fue erigido en el techo de una estación de investigación por los miembros de la Tercera Expedición Antártica Soviética. Hoy en día, es la única parte visible de la ya desaparecida estación. El resto de la estación está enterrada en la nieve.


La estatua más solitaria del mundo: el busto de Lenin en la estación del Polo de inaccesibilidad en 2.008.

La Tercera Expedición Antártica Soviética llegó a este remoto lugar el 14 de diciembre de 1.958. Este lugar es conocido como “Polo de inaccesibilidad”, ya que es el punto más lejano en el continente antártico, en cualquier dirección desde los mares que le rodean, y por lo tanto es mucho más remoto y difícil de alcanzar que el Polo Sur geográfico. Llegar al Polo de inaccesibilidad fue un objetivo expreso de la Tercera Expedición Antártica Soviética.

La expedición se organizó como parte del Año Geofísico Internacional, un período que abarcó desde mediados de 1.957 hasta fines de 1.958, durante el cual se fomentó el intercambio científico entre Oriente y Occidente. En realidad, fue una oportunidad más para que Estados Unidos y Rusia superaran a los demás en la Guerra Fría. Solo unos meses antes, los estadounidenses habían establecido la estación Amundsen-Scott en el Polo Sur, y los rusos decidieron que responderían siendo los primeros en llegar al Polo de inaccesibilidad (el punto más remoto de la Antártida) y construir allí una estación de investigación.

En diciembre de 1.958, justo antes del cierre del Año Geofísico Internacional, un equipo de 18 hombres partió hacia el Polo de inaccesibilidad, arrastrando tractores remolcados cargados con equipos y edificios prefabricados detrás de ellos. Después de llegar a su destino el 14 de diciembre, comenzaron a construir una pequeña estación que incluía una cabaña para cuatro personas, una caseta de radio, dos torres con antenas de radios de 20 metros cada una y un conjunto de instrumentos meteorológicos. Un busto de plástico de Lenin fue erigido en la parte superior de la cabaña, mirando hacia Moscú.


Un equipo de exploradores noruegos y estadounidenses posan ante el busto de Lenin mientras realizaban una expedición al Polo Sur en 2.007-2.008.

La estación fue aprovisionada inicialmente con alimentos y suministros de combustible durante 6 meses, pero el equipo pronto se dio cuenta de que la estación era demasiado remota para su uso permanente. Después de tan solo 12 días, un avión aterrizó en un campo de aviación improvisado cerca de la estación y recogió a cuatro investigadores, mientras que el resto fueron evacuados en trineos.


Cabaña en 1.965 antes de que fuese enterrada en la nieve.

La estación no vio visitantes durante los siguientes seis años, hasta enero de 1.964, cuando la Novena Expedición Antártica Soviética visitó el lugar. Al año siguiente, un equipo estadounidense llegó a la estación y la encontró bien abastecida con suministros, cigarrillos y fósforos. Los estadounidenses se quedaron allí durante una semana, pero antes de irse, en un acto de travesura, giraron el busto de Lenin, que originalmente estaba orientado hacia Moscú, de modo que ahora miraba hacia Washington DC.


Interior de la cabaña visto por el equipo estadounidense de 1.965.

Los rusos volvieron a la estación por última vez en 1.967. La siguiente visita no fue hasta 2.007, cuarenta años después, cuando un equipo británico se convirtió en el primero en llegar al Polo de inaccesibilidad.


Interior de la cabaña en 1.965.

El edificio enterrado y el solitario busto, junto con una placa que conmemora la conquista del Polo de Inaccesibilidad por los exploradores antárticos soviéticos, son ahora un monumento histórico.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario