El Londres victoriano de Gustave Doré

Nuestra imagen visual del Londres victoriano está en gran medida fijada en su sordidez: calles estrechas, callejones oscuros, barrios marginales desolados, hacinamiento y cuevas ilícitas. Dos personas son responsables de crear en nuestras cabezas imágenes de miseria e inmundicia: una es Charles Dickens, cuyos trabajos giraron en torno a la pobreza, y la otra es el ilustrador francés Gustave Doré.

Gustave Doré (1832-1883) fue un grabador, artista, ilustrador y escultor prolífico, que se hizo muy popular tanto en Francia como en Inglaterra por ser un ilustrador extremadamente exitoso de libros y revistas.

Comenzó su carrera temprano, a la edad de 15 años, trabajando para el periódico francés Le journal pour rire. Antes de cumplir los 25 años, sus ilustraciones ya habían adornado los libros de varios escritores prominentes de su época, como Balzac, Rabelais, Byron y Dante, entre otros. Sus ilustraciones de Don Quijote, de Cervantes, también dejaron una impresión tan indeleble en la imaginación colectiva del público que cambió para siempre la forma en que los artistas, directores de cine y escénicos posteriores representarían a los diversos personajes del libro en su medio. Por otro lado, las ilustraciones de Doré para la Biblia en 1.866 tuvieron tanto éxito que le valieron una gran exposición de su trabajo en Londres, lo que finalmente condujo a la fundación de su propia Galería Doré.

En 1.869, Doré se asoció con el periodista Blanchard Jerrold para producir un retrato completo de Londres. Durante los siguientes cuatro años, Jerrold y Doré exploraron la parte más oscura de la ciudad más grande, moderna y próspera del mundo, visitando refugios nocturnos, alojándose en casas poco conservadas y recorriendo la guarida del opio. El dúo solía ir acompañado de policías vestidos de civil. Viajaron por el río y asistieron a eventos de moda en el Palacio de Lambeth, carreras de botes y derbis deportivos

En 1.872, se publicó el libro completo, Londres: Una peregrinación, con 180 grabados. El libro se hizo muy popular y fue un gran éxito comercial, aunque Gustave Doré se equivocó en gran parte…

A Doré no le gustaba hacer bocetos en público, por lo que solo hacía unos breves esquemas y luego regresaba a su estudio para completarlos de su memoria. Las inexactitudes en sus ilustraciones se hicieron notorias, y los orgullosos victorianos londinenses lo criticaron duramente por enfocarse en el lado pobre y miserable de la ciudad. The Art Journal acusó a Doré de «inventar en lugar de copiar«, mientras que The Westminster Review afirmó que «Doré nos da bocetos en los que se presentan las características externas más comunes y más vulgares».

A pesar de estas críticas, el trabajo de Doré se hizo famoso por su capacidad para capturar la atmósfera del Londres victoriano con su dramático uso de la luz y la sombra. Una gran parte de nuestra impresión visual del siglo XIX en Londres se basa en estas valiosas ilustraciones.


Dudley Street.

Gustave Doré nunca se casó. Vivió con su madre y, durante casi toda su vida, durmió en una habitación contigua. Después de la muerte de su madre, perdió la voluntad de vivir y murió a la edad de 50 años. Durante su vida, produjo más de 100.000 bocetos, con un asombroso promedio de seis por cada día que vivió.


Mercado de Covent Garden, temprano en la mañana.


Dentro de los muelles.


Bluegate Fields en Shadwell.


Lector de escrituras en un refugio nocturno.


Billingsgate Market, temprano por la mañana.


El tren de los trabajadores. Trenes de vapor en la estación de Gower Street en la línea Metropolitan, que se inauguró en 1.863.


Pickle Herring.


Bishopsgate Street.


Trabajos de almacenaje.


Wentworth Street, Whitechapel.


Devil’s Acre, Westminster.













Fecha de publicación: 11 mayo, 2019

0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario