Maison Carrée, el templo romano más intacto

La Maison Carrée, en la ciudad de Nimes, al sur de Francia, es de los pocos edificios romanos antiguos que no tiene que utilizar la palabra «ruinas» para describirse.

Y aunque no es tan impresionante como el Partenón de Atenas, ni tan elegante como el Panteón en Roma, la Maison Carrée conserva la integridad de su diseño y gran parte de su ornamentación original, a diferencia de muchos edificios antiguos que han sido renovados a lo largo de los siglos.

La Maison Carrée fue construida a principios del siglo primero. Según su inscripción, estaba dedicada a Lucio y Gayo César, los nietos que el emperador Augusto había adoptado como sus esperanzadores herederos. Desafortunadamente, murieron jóvenes antes de que Augusto pudiera ser sucedido, lo que llevó al Emperador a dedicar el templo a sus nietos sin vida.

La inscripción que dedicó en el templo a Lucio y Cayo César fue destruida en la Edad Media, quizás por parte de quienes odiaban a los antiguos romanos que adoraban a la familia imperial. No fue hasta el siglo XVIII cuando los académicos pudieron reconstruir la inscripción basándose en el número de agujeros y su posición en la fachada del templo en la que se habían colocado las letras de bronce. A partir del siglo XIX, el templo comenzó lentamente a recuperar su esplendor original.

Nimes

La Maison Carrée podría ser un ejemplo de la arquitectura de Vitruvio. El templo se levanta en un alto podio con un profundo pórtico (casi un tercio de la longitud del edificio), con seis columnas corintias debajo del frontón en cada extremo. Las paredes laterales están incrustadas con más columnas. En el interior hay una única habitación sin ventanas, accesible a través de una gran puerta.

La Maison Carrée.

La Maison Carrée estuvo una vez flanqueada por varios edificios construidos en un período posterior. Estos fueron demolidos en el siglo XIX, devolviendo a Maison Carrée el aislamiento del que habría disfrutado en la época romana. El pórtico fue restaurado y se agregó un nuevo techo diseñado en estilo romano. La restauración adicional se llevó a cabo durante los años 80 y 90, revelando los contornos del foro y la plaza en la que una vez se situó el templo.

La maison carrée Nîmes

La Maison Carrée ha inspirado varios edificios en todo el mundo, como la iglesia neoclásica de la Madeleine en París, la iglesia de San Marcelino en Rogalin (Polonia) y, en los Estados Unidos, el Capitolio del estado de Virginia.

Nimes

Nimes










Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *