Las Maldivas de Siberia, un lago tóxico ruso para el postureo

Las aguas color azul eléctrico de este lago en la ciudad rusa de Novosibirsk se han convertido, últimamente, en el escenario favoritos de muchos fanáticos de Instagram. Las fotografías de influencers en bañador posando junto a la orilla del lago y visitantes subidos a unicornios inflables en las aguas azules se han vuelto virales en las redes sociales.

Sin embargo, las autoridades advierten a los visitantes que no se dejen engañar por su atractivo color turquesa, ya que el lago es en realidad un reservorio tóxico donde se descargan los residuos químicos de una planta eléctrica cercana. El color del agua, que puede recordar a un paraíso tropical, es en realidad el resultado de una reacción química entre el calcio disuelto y los óxidos metálicos.

Los residentes locales de Novosibirsk, la tercera ciudad más grande de Rusia, comenzaron a llamar al lago «las Maldivas de Siberia«. Aparte de los selfies casuales, hay quienes incluso han contratado a fotógrafos profesionales para sus fotos de boda en el lago. También se organizan excursiones hasta este tóxico lugar.

Todo por el postureo.

las Maldivas de Siberia
Instagram nohopezzz.

Siberian Generating Company, propietaria de la planta eléctrica, dice que el estanque no es venenoso, pero el agua es altamente alcalina y puede causar erupciones en la piel.


Instagram helenklem.

En sus redes sociales, la compañía aconsejó a los visitantes que tengan cuidado, implorando «no entrar en el agua en búsqueda de selfies«.


Instagram ekaterinaaaaks.

El lago tiene una profundidad de uno a dos metros de profundidad y el fondo está llegó de barro, lo que significa que salir de él sin ayuda es «prácticamente imposible», advirtió la compañía.

Y a pesar de las advertencias, los visitantes continúan acudiendo al lago. Algunos incluso se atreven a entrar en sus aguas.


Instagram sup_novosibirsk.

Una mujer que filmó un vídeo de ensueño en el lago pronto pagó un precio…

«Después de visitar el lago, mi cara estaba cubierta erupciones», dijo . También se quejó de «garganta y nariz secas».

Otros visitantes afirman que las suelas de las sandalias se desprenden después de caminar a lo largo de la línea de agua. El agua, dicen muchos, huele fuertemente a detergente.

El lago no es natural, fue excavado para actuar como un basurero para la ceniza química que resulta de la quema de carbón en la central térmica que proporciona energía a la ciudad de Novosibirsk. Construida en la década de 1.970, la central eléctrica es la más grande de su tipo en Siberia.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *