La mano del desierto de Atacama, en Chile

En medio del desierto de Atacama, en Chile, una mano gigante parece salir del suelo como los restos de una civilización antigua.

En realidad, se trata de una escultura bastante moderna, una obra de arte llamada “Mano del Desierto” y creada por el artista chileno Mario Irarrázabal en honor a las víctimas de la injusticia y la tortura durante el régimen militar en Chile.

La escultura, con una base de hierro y cemento, tiene una altura de 11 metros. La “Mano del Desierto” fue financiada por la Corporación Pro Antofagasta e inaugurada el 28 de marzo de 1.992. Está ubicada a 75 kilómetros al sur de la ciudad de Antofagasta y a 350 metros de la Ruta 5 que cruza la meseta del desierto de Atacama de norte a sur en Chile.

Desde su inauguración, la gran mano de Chile se ha convertido en un punto de interés para los turistas que viajan por la Ruta 5, que forma parte de la Carretera Panamericana. Desafortunadamente la escultura es continuamente objeto de vandalismo, llenándose de graffiti una y otra vez, por lo que requiere mantenimiento y limpieza frecuentemente.

Mario Irarrázabal, su autor, estudió filosofía y arte en la Universidad de Notre Dame, en Estados Unidos, y posteriormente estudió escultura junto al escultor alemán Otto Waldemar en Berlín.

Según hemos podido ver en Tecache.cl, Mario Irarrázabal tiene varias esculturas gigantescas de manos similares a la de Chile en varias localizaciones alrededor del mundo. Una de ellas está en la playa Brava en Punta del Este, Uruguay, y es conocida por varios nombres, tales como Hombre Emergiendo a la Vida, Monumento los Dedos, o Monumento al Ahogado. Otra mano sale del suelo en el Parque Juan Carlos I en Madrid, España, y fue instalada en 1.987.


La mano en la playa Brava en Punta del Este, Uruguay.


La mano del Parque Juan Carlos I en Madrid, España.












0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario