Mansión Smith: la casa que mató a su constructor

Durante más de treinta años, una estropeada estructura de madera de cinco pisos con largas escaleras ondulantes y balcones que sobresalen al azar ha estado sobre un montículo en el medio del valle de Wapiti, en el estado de Wyoming, a poca distancia del Parque Nacional de Yellowston, en Estados Unidos. La casa fue levantada como una obra de amor de un excéntrico ingeniero llamado Francis Lee Smith.

Smith pasó doce años construyendo esta cabaña de troncos. La madera que utilizó fue recuperada tras un incendio forestal en la cercana montaña Rattlesnake. Usando un poco de ayuda extra, Smith transportó la madera al valle de Wapiti y comenzó a construir la cabaña de sus sueños.

Smith, que proviene de la ciudad de Cody, se instaló en la casa junto con su esposa y dos niños tan pronto como se completó el primer piso. La construcción nunca se detuvo. Noche tras noche Smith trabajó en su casa a la luz de una sola bombilla, hasta que su loca obsesión con la casa consiguió romper su matrimonio. Smith finalmente se quitó la vida.

La casa no era muy acogedora. No había agua corriente, fontanería ni electricidad, excepto la proporcionada por un pequeño generador. Una estufa de leña en el piso inferior era la única fuente de calor. La estufa también se usó para cocinar. La mesa familiar era un gran tocón de árbol, con tocones más pequeños alrededor como sillas. Durante el invierno, toda la familia dormía en sacos de dormir en el suelo, acurrucados alrededor de la única fuente de calor de la casa: la estufa.

Durante el verano, el señor Smith dormía en una hamaca y, en muchas ocasiones, sus hijos dormían en una cabaña parecida a una caseta de perro en el porche delantero. Un montón de animales salvajes hicieron de la mansión su hogar cuando la familia aún vivía en ella. Mapaches, zorros, gatos monteses, búhos y muchas otras criaturas se refugiaron en la estructura o debajo de la misma.

Después de algunos años, la esposa de Smith se cansó de esta forma de vida y decidió divorciarse. Los niños continuaron visitando a su padre y ocasionalmente pasaron noches en la casa. Una vez que su familia se fue, Smith, abatido, se lanzó incesantemente a la construcción de la casa, continuando esta vez sin planos ni ideas concretas. El caótico edificio es una reminiscencia de la famosa casa de Sarah Winchester en San José, California, que la viuda del magnate de armas construyó durante 38 años. En 1.992, Smith perdió la vida por su obsesión cuando se cayó de un balcón mientras trabajaba su enrevesada casa, muriendo a causa de las heridas. Su cuerpo no fue descubierto hasta dos días después.

Desde su muerte, la mansión ha estado vacía y abandonada. Expuesta a los elementos, la estructura de madera lentamente comenzó a pudrirse y descomponerse. Los vándalos también han causado algún daño. Desde hace algún tiempo, la hija de Smith, Sunny Larsen, ha estado tratando de recaudar dinero para su rehabilitación. A principios de este mes, la casa se puso a la venta a un precio de 750,000 dólares estadounidenses.













0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario