Monasterio de Alaverdí y tradición vinícola de 1000 años

Una visita al monasterio de Alaverdí, solitario en medio de las impresionantes montañas del Gran Cáucaso, es como entrar en el paraíso. Con el telón de fondo de una marea de nubes en un azul cielo georgiano, este monasterio fue fundado en el siglo VI por un monje asirio llamado Joseph Alaverdí.

Sin embargo el edificio actual, de denominación ortodoxa georgiana, fue construido en el siglo XI por el rey Kvirike, gobernante de la región de Kajetia.

Alaverdi Monastery

Desde la distancia, el monasterio de Alaverdí parece austero, como una fortaleza. En el interior, los extensos terrenos cuentan con sus propios viñedos, con más de cien variedades de uva. Los escalones de piedra conducen a patios abiertos. Arcos monumentales y techos altos revelan antiguas inscripciones acompañadas de frescos casi decolorados de la Virgen y el niño Jesús.

Alaverdí

La mayoría de los visitantes acuden a Alaverdí, no tanto por lo divino, sino más por lo dionisíaco. Aquí, en la bodega del monasterio, los monjes han estado elaborando vino de la forma en que se ha hecho en Georgia durante más de 800 años: en enormes recipientes de barro enterrados en el suelo, llamados kvevri.

Small qvevri
Recipientes «kvevris».

A los monjes les gusta decir que la fragancia embriagadora del vino emana de estas ánforas de barro a través del complejo del monasterio. Los kvevris originales del siglo XI, envejecidos y resquebrajados, todavía están en exhibición en el monasterio. En aquel momento, el monasterio producía entre 2.000 y 4.000 litros de vino al año. No está claro cuándo se detuvo la producción de vino en Alaverdí, pero después de desenterrar los restos arqueológicos de los kvevris originales, la bodega se restauró lentamente y comenzó la vinificación nuevamente en 2.006. Los cinco monjes que trabajan en la bodega a día de hoy producen cientos de botellas de vino al año.

Ancient wine vessel - Qvevri

La tradicional prensa de madera en la que los viticultores aplastaban las uvas con sus pies todavía está en la bodega. Se parece un poco a una canoa y está hecha con el tronco de un árbol entero. Los famosos vinos georgianos de color ámbar se elaboraban (y elaboran) poniendo uvas trituradas en las ánforas kvevri y dejándolas fermentar naturalmente, un proceso que demoraba seis meses. Las macetas se sellaban con arcilla fresca y luego se cubrían con arena y piedras para que no entrase humedad. Varios círculos de ladrillos en el suelo de piedra pulida de la bodega marcaban los lugares donde se enterraban los kvevris.

Inside the Qvevri

Cuando los monjes abrían el kvevri después de seis meses (generalmente en la primavera), el sedimento de uva se había hundido hasta el fondo. En la actualidad la bodega del monasterio de Alaverdí también elabora vinos en tanques de acero y barricas de roble.

At the foot of the Caucasus Mountains

Los vinos de kvevri son altamente tánicos, debido al contacto con las pieles de uva. Tienden a tener un gusto a nuez, con notas altas de albaricoque y melocotón, y un aroma terroso similar a una caminata por un bosque. Se embotellan con la etiqueta de la firma de la bodega, todas ellas indicando «desde 1.011», el año en que se hicieron los primeros vinos.

A los monjes les gusta decir que la línea de tiempo ideal para disfrutar del vino es hacerlo cuando nace un niño y beberlo cuando se casa.













Fecha de publicación: 13 mayo, 2019

0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario