Delfines de la playa Monkey Mia, en Australia

Monkey Mia es una encantadora playa. Pero esta no es una playa normal, a la que podríamos estar acostumbrados. Aquí las personas no buscan nadar ni tomar el sol en la arena, más bien se acercan para esperar a unos invitados especiales del océano.

Una característica distintiva de esta playa es que, casi todos los días, entre 5 y 10 delfines hembras con sus bebés nadan hasta la orilla y se divierten sin temor junto a los seres humanos.

Delfines Monkey Mia

Este maravilloso lugar se encuentra en la bahía Shark, en Australia Occidental. Cada mañana comienza con un informe de radio sobre el número de delfines y personas en la costa. Gracias al informe se puede averiguar el número esperado de delfines en ese día. La tradición de alimentar a los delfines en la playa comenzó en 1.964. La esposa de un pescador local vio a un delfín nadando cerca y le dio un pez. Al animal parece que le gustó gustó, por lo que al día siguiente regreso a por un nuevo pez. Con el tiempo, Charlie, así es como los lugareños llamaron a este delfín, comenzó a llevar a sus aleteados amigos a la playa. Aquello se convirtió en un hábito: Charlie y sus amigos acudían cada vez más a las aguas poco profundas para alimentarse. Y realmente esto no es sorprendente, pues los delfines están considerados entre los animales más inteligentes.

Monkey Mia dolphins

A finales de los 80, Monkey Mia se convirtió en una atracción comercial. En 1.985, se construyó un centro de información turística especial y, en 1.988, el Estado envió dinero para el desarrollo de esta región. Además, aquí se puede encontrar un centro de investigación con un laboratorio para estudiar los hábitos de los delfines. Este área recibió el estatus de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Monkey Mia

Miles de curiosos vienen acuden hasta Monkey Mia para alimentar a los delfines, quienes llevan acercándose a la orilla desde hace más de 40 años. Incluso parece que los lugareños conocen los nombres de estos delfines.

Monkey Mia

Si se llega a las 7:30, se tienen ocho horas de alimentación de estos fascinantes mamíferos marinos. Es un verdadero placer verlos nadar en la bahía y ver cómo se acercan a los turistas buscando algo sabroso que llevarse a la boca. La playa cuenta con varios carteles que explican cómo comportarse correctamente con los animales. Estos carteles informan a los turistas que el delfín puede ser acariciado en la espalda y en los costados, pero no cerca de los ojos ni de los agujeros de respiración.

Monkey Mia delfines

El Departamento de Protección Ambiental de Australia monitorea de cerca todo este proceso. Los delfines comen pescado dos veces al día. Se permite dar a los delfines adultos no más de dos kilogramos de pescado por día, pudiendo alimentar a las hembras un poco más. Sin duda, Monkey Mia y sus delfines son todo un espectáculo y parece que todo el mundo está concienciado en no dañar a estas criaturas increíblemente hermosas.










Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *