Monumento y ciudad de Beichuan, después del terremoto

El 12 de mayo de 2008, un devastador terremoto en el distrito de Wenchuan, en Sichuan, China, dejó cerca de 70.000 muertos y más de 18.000 desaparecidos. Un adicional de 375.000 personas resultaron heridas y hasta 4,8 millones de habitantes quedaron sin hogar después de que sus casas se derrumbasen.

Para conmemorar el quinto aniversario del terremoto de Wenchuan, en 2.013, el “Wenchuan Earthquake Memorial Museum” fue inaugurado en la localidad de Qushan, en el condado autónomo de Beichuan Qiang.

Diseñado por el arquitecto Cai Yongjie, de la universidad de Tongji en Shanghai, el monumento tiene la forma de enormes grietas que funcionan como vías para la circulación de los visiantes que se acerquen hasta él.

El monumento extiende a través de todo un valle rodeado de colinas y bosques, por un lado, y bordeado por una pequeña carretera de cuatro carriles en el otro. Esta carretera conduce a la antigua ciudad de Beichuan, cuyas ruinas se mantienen conservadas como recuerdo para las personas que perdieron su vida en el terremoto.

Ciudad de Beichuan


Pocos lugares ofrecen la oportunidad de ver las consecuencias de un desastre natural de violencia extraordinaria. La ciudad de Beichuan es uno de ellos.

Beichuan es un pueblo rural situado a aproximadamente 143 kilómetros al norte de la capital provincial de Chengdu, en China, en un valle muy conocido para la falla sísmica de Longmen, o Puerta del Dragón. El 12 de mayo de 2.008, la ciudad fue arrasada hasta los cimientos por un devastador terremoto de 7,9 grados en la escala de Richer que sacudió la región y la redujo a un revoltijo infernal de escombros. Más de 70.000 personas se cree que murieron. 8.600 en Beichuan, lo que significó casi la mitad de la población de la ciudad. Entre estos, fueron 1.300 niños.

Después de que el terremoto destruyese la ciudad, el gobierno se enfrentó a la tarea imposible de limpiar el lugar y proporcionar refugio a los desplazados. Con más del 80% de los edificios en Beichaun destruidos, iba a ser un gran reto logístico. Las condiciones se agravaron aún más por los deslizamientos de tierra que sepultaron la ciudad bajo varias capas de barro y rocas. Finalmente, se decidió que Beichuan nunca sería reconstruida, pero permanecería en su estado actual como un monumento.


Hoy en día, Beichuan parece congelada en el tiempo, con sus edificios desmoronados conservándose casi exactamentente igual que cuando cayeron el día del terremoto
. En este gigante monumento al aire libre, los visitantes pueden ser testigos de primera mano de la devastación producida en este rincón montañoso del suroeste de China. El monumento representa uno de los únicos casos de preservación de las ruinas de una ciudad moderna que ha sido golpeada por un terremoto. La ciudad en su mayoría se conserva tal y como quedó aquella fecha, a excepción de las estructuras de soporte alrededor de los edificios para hacer seguras las ruinas para los visitantes.

La población superviviente de Beichun se trasladó a una nueva ciudad cuesta abajo en Yongchang, a 20 kilómetros de distancia del antiguo sitio.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario