Monumento al conductor de taxi, Buenos Aires

Situado en la plaza de la Avenida de los Italianos y Macacha Güemes, en el barrio de Puerto Madero, en Buenos Aires, el monumento al conductor del taxi es un homenaje a los miles de hombres y mujeres que prestan un importante servicio de transporte público para la ciudad. Inaugurado en 2.012, el monumento representa a un taxista calvo y con bigote que se inclina hacia uno de los lados de un modelo de coche clásico de 1.967 de un Siam Di Tella, una antigua empresa de fabricación argentina, y una de las opciones más populares para los taxis en la capital argentina en los años 1.960 y 1.970.

La escultura fue creada por el artista Fernando Pugliese, y parece como si fuese de bronce, pero en realidad está hecha de un material sintético que se usa comúnmente en la industria de la construcción naval. Este polímero especial puede soportar los rigores del tiempo, además de asimilarse visualmente al bronce.

Casi 40.000 taxis de color amarillo transitan en la capital argentina, proporcionando empleo a 70.000 conductores y otras tantas familias. El servicio de taxi oficial ha existido en Buenos Aires desde 1.902. Durante mucho tiempo, los taxis se podrían pintar en cualquier color y se identificaban solo por la “bandera”, que llevaba la palabra “libre” en letras blancas sobre un fondo rojo. Posteriormente, una ley se introdujo en 1.967 requiriendo a todos los taxis ser pintados en amarillo y negro.








0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario