Muro de las Lágrimas, el pasado oscuro de islas Galápagos

Las islas Galápagos, en Ecuador, son conocidas por su diversidad de flora y fauna. Se hicieron famosas gracias a Charles Darwin, quien dio forma a su teoría de la evolución y la selección natural sobre la base de una investigación llevada a cabo en las Galápagos.

Hoy en día, las islas y sus aguas circundantes son un parque nacional protegido, una reserva marina biológica y un sitio de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Pero las Galápagos también tienen un pasado oscuro

Galapagos '12
Muro de las Lágrimas en la isla Isabela, en el archipiélago de Galápagos, Ecuador.

En 1.832, las islas Galápagos fueron conquistadas por el coronel Ignacio Hernández y el archipiélago se convirtió en parte de la República del Ecuador. Poco después se construyeron colonias correccionales y prisiones. La lejanía y el aislamiento de la parte continental hicieron que escapar de una prisión en Galápagos fuera algo totalmente imposible. Los prisioneros fueron a llevados a las cárceles de las islas y se vieron obligados a trabajar en diversas plantaciones. Los primeros colonos fueron soldados exiliados enviados aquí para participar en un intento de golpe de estado fallido en la parte continental. Sin embargo, más tarde las terribles condiciones de vida llevaron a numerosos levantamientos y, en 1.952, el régimen cayó.

Galapagos '12

A lo largo de la historia se han hecho varios intentos para establecer amplias colonias en Galápagos, aunque no han resultado exitosos. Manuel Cobos llevó prisioneros y a las islas y les obligó a trabajar en plantaciones de caña de azúcar y café. Cobos no tardó mucho en ser asesinado por sus subordinados. José Valdizan, por su parte, recibió un contrato por 12 años del gobierno de Ecuador para la extracción de minerales en Galápagos, pero murió durante el levantamiento de 1.878.

Muro de las Lágrimas

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno ecuatoriano construyó otra colonia penal en la isla Isabela, la más grande del archipiélago de Galápagos. En 1.946, 300 prisioneros fueron exiliados aquí, obligados a construir un muro de piedra sin sentido como castigo. Los presos tenían que recorrer largas distancias hasta la cantera, recoger enormes rocas volcánicas y arrastrarlas al lugar de la construcción del muro. Aquel muro se conoce hoy en día como «Muro de las Lágrimas«.

«Este lugar es donde los valientes lloran y los débiles mueren».

Galapagos '12

Muchos de los prisioneros perdieron la vida debido a las condiciones de trabajo inhumanas. Finalmente, en 1.958 no pudieron soportarlo más y llevaron a cabo un motín, acabando con todos los 30 guardias que les vigilaban. El gobierno cerró la colonia correccional de isla Isabela un año después.

Muro de  lamentos, Isla Isabela

Los restos de un inútil muro, de aproximadamente 100 metros de largo, se pueden ver en la actualidad, sirviendo como recordatorio de un período de crueldad y tortura en islas Galápagos.













Fecha de publicación: 3 enero, 2019

0 comentarios

Todavia sin comentarios!

¡Puedes ser el primero en comentar este post!

Dejar un comentario